Así es, sin costas y sin nada que se nos ponga por delante… Yo he vivido más de un lustro en Tenerife y puedo decir que es más que cierto, es verdad, y es triste. Es una pena, pero nuestros políticos no piensan en proteger nuestras tierras, paisajes y ambientes, sólo en sacar beneficios a corto plazo y, normalmente, no revierten en los pobladores de estas zonas (aunque sería igual de triste), si no en empresas privadas: más leña al fuego.

El artículo: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/02/ciencia/1214994938.html

Anuncios