Como “histórico pacto” lo han calificado en algún informativo televisivo. Lo histórico sería que lo cumpliesen. Me refiero al pacto alcanzado por el G-8 para reducir las emisiones de gases efecto invernadero: CO2. Se trata de un pacto con fecha límite el 2050, con lo que los siguientes gobernantes de estos países o los que vengan detrás, se desentenderán, casi al cien por cien, de estas “buenas intenciones”. Ésta sería la primera. Segunda: ¿cómo le vas a pedir a economías emergentes como China o La India que reduzca sus emisiones de gases contaminantes si están “arrancando” ahora? ¡Si están cambiando las bicicletas por coches! Bromas a parte, están creciendo y para afianzarse no creo que les interese mucho invertir en sostenibilidad y ecología. ¡Si cada vez tienen más industria con más chimeneas humeando veinticuatro horas! Y esto no es broma. El resto del mundo, y viene la tercera, están atravesando una crisis que se va agudizando cada vez más. ¿Creéis realmente que van a dejar de “echar humos” cuando eso es más rentable que dejar de producirlos? Como mucho, producirán coches menos contaminantes, pero ese gasto lo asume el bolsillo del consumidor, no de la industria automovilística ni de los gobiernos. El nuestro propone ayudas imposibles de cobrar: ¿quién tiene un coche de quince años?

Vamos, que haciendo un análisis rápido, me da a mí que esto de reducirlas emisiones de CO2 va a ser complicado. Y tampoco sería la primera vez que se saltan tranquilamente un pacto de éstos, ¿no? ¿Kyoto se llamaba? Queda claro que se han ido a la isla japonesa de Toyako –donde se debe de estar estupendamente- a montar el número y hacerse la foto que, para desdecirse, ya vendrán otros gobernantes aún peores dentro de unos años y dirán que… “no se pudo antes del 2050, pero nosotros nos comprometemos a…”

Un apunte más: ¡pero si aquí, en nuestra España, se quieren reutilizar o prorrogar el funcionamiento de las Centrales Nucleares! Claro, como estamos en crisis económica y energética…

Por cierto, la crisis sirve de excusa para todo (aunque nadie se la crea).

La última: estos dirigentes de países poderosos se han metido un ligero menú de diecinueve platos después de la reunión. ¡A ver si Toyako va a ser feo y sólo han ido a comer! Sobran los comentarios, pero podéis leer más en: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/08/internacional/1215498442.html

Anuncios