Hace escasas fechas los medios de comunicación locales y regionales han asegurado que el Cáceres 2016, equipo de baloncesto de nuestra maravillosa ciudad, jugaría en la categoría Leb Oro, situada a un paso de la ACB. Aunque la primera sensación siempre es de gozo y alegría, poco después llegó a mí la preocupación. Como sabemos, pues nuestros familiares y amigos emigran en busca de trabajo en alto porcentaje, nuestra ciudad no tiene grandes recursos económicos. No es fácil encontrar fuertes patrocinadores que entreguen dinero a una causa tan atractiva y deportiva como ésta, entre otras razones porque no existen empresas tan grandes en Cáceres. Las instituciones públicas -Ayuntamiento y ahora también la Junta de Extremadura- suelen “apuntarse al carro”. Siempre apoyan, siempre prometen subvenciones, siempre… llega tarde el dinero a los clubs deportivos, cuando llega. La afición al baloncesto en nuestra ciudad es fuerte, eso sí. Tal vez por haber disfrutado del espectáculo ACB durante años. Tal vez porque hay colegios con larga tradición baloncestística, como el San Antonio y otros. Tal vez porque el fútbol lleva muchos años en horas bajas… Por lo que sea, pero hay afición. Pero esa misma afición abandonó el pabellón los últimos años de ACB, cuando su apoyo y el dinero de sus entradas más se necesitaba. Así que… ¡Cuidado!

La LEB ORO no es un juego de niños. Presupuestos muy altos, y nivel del estilo. Un equipo como nuestro Cáceres puede tener problemas. Si nos ponemos en lo mejor: se consiguen patrocinadores, subvenciones, compromiso de los aficionados… Tendríamos un presupuesto importante… ¿y? El dinero no asegura nada. Está a la esquina el caso del Alerta Cantabria (enorme presupuesto, grandes jugadores y… aún no se sabe si competirán ni en qué categoría la próxima temporada. Algún fichaje que no rinda lo esperado; lesiones continuas o importantes; una mala racha… cualquier factor en el deporte te deja K.O. Y, si nos quedamos sin aficionados por malos resultados, sin dinero por hacer de principio una gran plantilla, sin apoyo institucional o cualquier ingrediente, lo pasaremos mal. Y pudiéramos desaparecer, como ya pasó hace no tanto tiempo y como ocurre al final de cada temporada en las distintas categorías del baloncesto español.

Tal vez habernos mantenido a un gran nivel en LEB PLATA habría sido una opción mejor para un futuro inmediato, e ir creciendo paulatinamente.

Para conocer casos negativos dejo como muestra, el artículo de “El Mundo Deportivo”…

http://www.elmundodeportivo.es/web/gen/20080707/noticia_53496145651.html

Siento parecer un agorero o colocar una interrogación sobre este proyecto que tanta ilusión debería despertar en todos nosotros. Mis dudas y mis reservas tengo y las quería compartir con el resto de los aficionados.

¡Ojalá nos sonría la suerte! Y me tenga que retractar de lo dicho.

Gracias, directivos y patrocinadores del Cáceres 2016, por habernos devuelto el baloncesto a los aficionados de esta ciudad. Estamos en deuda.

Anuncios