Aunque no me guste tengo asumido la máxima que dice que “el pez grande se come al chico”, sin embargo, no que el pez que aún no es grande y de hecho le falta bastante más que mucho, se coma al pezqueñín que no ha tenido ni tiempo de crecer. Y la verdad es que me sienta fatal, me enfado y pataleo.

Eso fue lo que ocurrió el viernes 25 de julio de este año (ayer). Pataleé y de ahí esta reseña en mi blog. Asistimos dos amigos al Festival de música que se celebraba en Miajadas (localidad cacereña) y que iba a ser una oportunidad de ver a nuevos grupos musicales del panorama extremeño. Empezó todo muy temprano, poco antes de las nueve de la noche. Lo fastidioso vino poco después, pues antes de las 21.15 ya habían cortado la actuación del primer grupo. Muy parecido le ocurrió a la segunda formación musical: sólo les dejaron tocar cinco canciones. Me consta que ambos grupos tenían muchas más canciones preparadas para la ocasión y que les molestó bastante. Tal vez no habrían participado en este evento de saber lo que les esperaba. Lo peor, realmente, es que estas prisas por acabar con las dos primeras actuaciones parece ser que venían provocadas porque la organización de este festival corría a cargo de uno o varios de los grupos participantes. Así, temiéndose que al haber tantas actuaciones  no pudiesen tocar su repertorio completo, lo que hicieron es “cortar” a los más débiles, a aquéllos que acaban de empezar y saben que no van a pedirles demasiadas explicaciones. Porque enfadarse sí que  se enfadaron, pero…

Yo entiendo que vienen los Rolings Stones por España, contratan a algún grupo para que les haga de teloneros y sólo les dejan tocar, por ejemplo, media hora y… son los Stones, qué le vas a hacer. Además te lo habrán explicado antes y te pagan bastante bien por esa miniactuación. Pero que gurpos medianitos se carguen a otros más pequeños me da un lamentable asco. Si quieren destacar que lo hagan en el escenario, pero que otorguen la misma oportunidad al resto de grupos participantes.

¡El pez medianito creyéndose grande! ¡Qué pena!

Anuncios