A pesar de la ligera mejoría final, empieza a ser preocupante lo del fallo en los triples en este equipo. De hecho la mejoría puede deberse más que nada la relajación a partir de la segunda parte por la evidente diferencia en el marcador. Sólo cabe esperar que nuestros tiradores (antaño más de medio equipo) se recuperen y vuelvan a acertar como antes de estos Juegos.

Por lo demás el partido se ha sacado adelante sobre todo por la superioridad bajo los aros. Nuestros pivots y aleros han reboteado muchísimo y con facilidad y alcanzado pases de una manera que ante otros rivales no se repetirá, me temo. Así, Pau Gasol se ha hinchado a meter puntos, a acabar balones colgados, a realizar mates… Y Jiménez; Felipe Reyes… no han parado de cazar rebote tras rebote.

Desde fuera todo ha sido placidez, pues casi siempre lanzábamos sin oposición (y aun así fallábamos tiros) y los “bajitos” del equipo han penetrado sin tampoco excesivas dificultades. Ellos se han visto superados en su defensa por uno y otro lado y, de ahí, la paliza final.

Hay que seguir mejorando. Hoy se ha visto mejor y más acertado a Raúl López, en el último cuarto a Navarro y Garbajosa. A ver si seguimos creciendo, pues ahora los fallos se pueden pagar con la eliminación. También es cierto que, a pesar de los detalles, el equipo sigue ganando partidos, así que hay que confiar en ellos, como siempre.

Espero que los cuartos con Croacia no me cojan viajando… ¡A ver cúando nos confirman horarios!

Aquí una crónica más detallada acompañada con estadísticas.