Estamos en pretemporada, cierto, pero la plantilla del Estudiantes parece algo gafada. Ya son varios los jugadores que han tenido que pasar o lo harán pronto por dependencias médicas. A saber:

  1. Vonteego Cummings se ha perdido varios días de entrenamiento por una gastroenteritis que ha derivado en una deshidratación. No es grave, pero es uno de los nuevos fichajes y ha de adaptarse al juego del equipo y conocer el juego de sus compañeros cuanto antes.
  2. Carlos Suárez ha sufrido una inoportuna apendicitis. ¡Y mira que hay verano, eh! Pues nada, mala suerte, ha aparecido el “bultito” justo al inico de los amistosos, los cuales se perderá casi todos, e incluso se compromete su presencia en el inicio de liga, pues deberá coger la forma física.
  3. Rancik, otro de los fichajes del club estudiantil, presenta una arritmia benigna y será operado ya mismo. Parece que la intervención es simple, pero también se perderá la oportunidad de entrenar con sus nuevos compañeros y de ir asimilando el juego propuesto por Luis Casimiro.

Nadie más, por suerte y por ahora. Esperemos que no sigan importunando las lesiones ni las molestias o enfermedades a nuestros baloncestistas, pues la plantilla cuenta con jugadores de proyección pero escasa experiencia en la categoría para cubrir varios puestos. Y esta temporada no queremos sustos.

ACTUALIZACIÓN:

Cuando hablamos de factores como la suerte, nada se puede prever, pero sí mitigar los efectos de la “mal suerte” (de las lesiones o afecciones en la salud), así, el Estudiantes se ha hecho con los servicios de Petar Popovic -alapívot- para minimizar las repercusiones de la baja de Martin Rancik. Se trata de un internacional por Serbia-Montenegro, así que se le supone la calidad y fiabilidad del baloncesto balcánico. Esperemos que aporte positivamente al juego interior de nuestro equipo.

Anuncios