Tenía que ser así, como todos podíamos presagiar…

Es curioso, mas no sorprendente ni llamativo. Los gobiernos de grandes potencias como Estados Unidos y Gran Bretaña están “nacionalizando” bancos en su territorio. Estos son los mismos gobiernos que -al igual que el nuestro- se niegan una y otra vez a intervenir en asuntos económicos que “limiten el libre mercado” cuando sube la cesta de la compra, se disparan los barriles de crudo, los cereales se ponen a precio de materias nobles, etc.

Pero… ¡cómo se veía venir! En cuanto la tan manida crisis económica ha afectado más o menos seriamente a algunos de los grandes bancos mundiales, han ido corriendo los gobiernos a su rescate. Eso que no hacen por sus ciudadanos “normales”, lo cometen por ciudadanos mucho más adinerados y fuertes, como son -claro está- los dueños y gerentes de bancos. En España se ha ido más allá (no se ha ayudado aún a los banqueros, que yo sepa), pero se les ha ofrecido a las constructoras “en peligro” comprarles el suelo. Algo que muchas no harán ahora que el suelo puede bajar su precio, pues no le sacarían el mismo beneficio, claro está. Esas mismas constructoras que mes a mes -hasta hace no tanto- subían los precios de sus nuevas promociones de pisos sin que el gobierno actuara en salvaguardar un derecho constitucional como es la vivienda, señores. Pero en este circo en el que los payasos somos los ciudadanos, los domadores son los gobiernos y los que se quedan con el dinero de las entradas las grandes empresas… está claro que no hay solución, ni nadie la va a querer mostrar, pues quienes deberían ayudar a los ciudadanos, gobiernan por el bien de las empresas privadas. ¿Por qué será?

Siempre encontrarán excusas para este intervencionismo en materia de libre mercado. Para lo que se le van agotando las excusas es para decir por qué no ayudan a sus conciudadanos cuando esas mismas empresas u otras abusan de ellos y vacían sus bolsillos subiendo los precios de cualquier bien de primera necesidad (como la comida), por qué permiten que se dispare el precio de la vivienda o por qué mantienen esos elevados impuestos sobre los combustibles o permiten que el gasoil suba por encima de la gasolina. Tal vez la respuesta sea ésta: “Para que cuando a una empresa que os ha estado robando y beneficiándose con vosotros le vaya mal, poder intervenir con esos mismos impuestos o con la parte proporcional del IVA que nos hemos embolsado con la subida de los precios de las viviendas y salvarla”.

Ni hace falta añadir más, ni sirve de nada.

¡Suerte amig@s! Que todavía restan curvas.

Anuncios