Voy a hablaros de un pensamiento que suelo tener y del que nunca he escrito.

En muchas ocasiones estamos escuchando una canción y su letra nos revela algo que ya sabemos, algo que ya sentimos antes o que lo estamos sintiendo en ese mismo momento. Son coincidencias fáciles, pues la música conecta mucho con el interior y los sentimientos y emociones. La última vez que me ocurrió de una manera muy evidente fue hace unos días mientras sonaba “Todo es desorden” de Pedro Guerra. Estaba en mi habitación y me invadieron un montón de recuerdos que están muy bien expresados en esa canción (y que no pienso tratar en estas líneas -sonrisa seria-).

Y sucede a menudo que aquellos que sentimos o que pensamos ya ha estado pensado, sentido e incluso hablado por otras personas. Y algunas de ellas lo plasman en un libro, una pintura o -como en el caso- una canción. Como alguna vez escuché a alguien: Todo aquello que expresamos ya lo dijo antes alguien que nosotros y, seguramente, mucho mejor. Sí, resulta que por muy especiales y originales que nos creamos, todas las personas sienten lo mismo a lo largo de su vida y tienen problemas muy similares. Si algunas son capaces de comunicarlo con claridad y belleza, pues imagínate cómo podemos sentirnos unidos a ese “artista” y cómo podemos rememorar sentimientos con tan solo escuchar o leer algo.

Una amiga me dijo hace ya unos años mientras tomábamos un café (o más posiblemente una “dorada”) que hay que tener mucho cuidado con las canciones que nos vienen a la cabeza y empezamos a cantar o tararear estando en público, pues revelan bastante cómo nos sentimos en ese momento o qué pensamos. Así que, cuidado con dar rienda suelta a vuestra capacidad interpretativa en público, no vaya a ser que la persona con quien habláis os pueda leer el pensamiento (y sentirse incómoda). Pero este tema ya lo trataremos en otra ocasión.

Lo prometido era deuda… Así que -como dije en “Let yourt loss be…” aquí os dejo este “músicas y pensamientos”.

Anuncios