No, amig@s.

No, Rembrandt no es un actor de Hollywood al que hayan pillado en el prado de algún lugar (tal vez Asturias) haciendo cochinadas con alguien de cualquiera de los sexos existentes.

No, Rembrandt era ese pintor tan majo (¡vete a saber!) que pintaba tan bien y al que yo nunca había prestado especial atención, pues mi formación artística es prácticamente nula (gracias profe de arte de COU, te luciste).

Menos mal que uno es curioso y a veces le da por buscar información por ahí. Aunque no es el caso. El caso es que el otro día me encontré con una noticia televisiva (en “la uno”, creo) en que se decía que las obras de tan enorme pintor se exponen en Madrid. En El Prado, para más señas. Y aparecían imágenes comentadas de algunas de sus pinturas, y me quedé como extasiado (¡flipao, vamos!) y por eso quería recomendaros que si tenéis la oportunidad os déis uan vuelta por la exposición, pues debe de ser un “orgasmo visual”.

Como muestra os dejo un enlace a “el mundo”, donde aparecen algunas imágenes y una información más detallada.

En este mismo periódico se explica el porqué del cuadro “La duquesa fea”, del pintor flamenco Quentin Massys (flamenco no sólo es música, eh), que os he deajdo “enlazado” arriba. El retrato es… miradlo, de verdad, que merece la pena.

Hoy me ha dado por lo pictórico… ¿mañana?

Anuncios