Empezamos por lo último… (bajo la valoración del encuentro del Estudiantes, se encuentra la del Cáceres, publicada anteriormente).

El Estudiantes no levanta cabeza. Comienza a ser evidente que a los jugadores se les encoge la mano y el alma cuando llegan los momentos decisivos de los partidos. Como muestra el no haber “anotado en juego” en toda la prórroga que han disputado hoy contra el equipo de Zaragoza. Excesiva carga del juego ofensivo sobre Wideman en ese periodo extra y desacierto en los triples.

Se había llegado con sufrimiento y arreón en el último cuarto a jugar la prórroga. Muchos triples en ese periodo (sobre todo al principio, durante la remontada) y mucho miedo en cuanto estuvimos cerca en el marcador o un poco por encima. Wideman tuvo la posibilidad de la victoria pero falló uno de los tiros libres a falta de tres segundos.

Ambos equipos, madrileños y maños, me han parecido muy mermados por los nervios y la responsabilidad de ganar para no irse abajo en la clasificación. Jugadores muy descentrados, excepto los “aragoneses” Lewis y Quinteros, pérdidas de balón, pasos…

Estudiantes sólo juega rachas y éstas sólo aparecen cuando se ven muy abajo en el marcador. Falta actitud, claridad en ataque y fortaleza mental. Esperemos que sea transitorio y que con la aportación de Udrih (y Rancik, cuando vuelva a jugar) todo vaya mejor. El esloveno a estado muy acertado en los triples en el cuarto periodo.

Las similitudes con el Cáceres son evidentes: se suda cada canasta, excepto cuando entran los triples, y se juega a tirones. Eso sí, el Cáceres tiene en comparación con los de su categoría mucha mejor plantilla que el Estudiantes si se fija en la de sus rivales de ACB.

Para los estudiantiles LOS FANTASMAS YA ESTÁN AQUÍ.

Las estadísticas y otras crónicas… ya están disponibles.

Partido a rachas del Cáceres. Partido serio de los visitantes. MIentras los locales sólo funcionaron a arreones, el Clínicas Rincón mantuvo un mismo hacer en todo el encuentro. Así dan fe los 44 puntos que anotaron en la primera parte para un total de 93, gracias en parte a los tiros libres finales conque el equipo de Cáceres buscó sus últimas opciones, bastante lejanas.

Mucha falta de ideas en Cáceres, que parece que si Brown o Bellas no se van de su par y rompen la defensa, no hay nada que hacer. Serios y centrados los del Axarquía que se valieron de las estupendas aportaciones de Williams y Paulao Prestes en el apartado ofensivo para encarrilar el partido. Éste segundo jugador destacó también en el apartado reboteador.

Cronológicamente el Cáceres experimentó dos fuertes tirones ofensivos auspiciados por una mayor intensidad defensiva. Uno al final del primer cuarto, con un English y un Guaita inspirados. Otro merced a los buenos movimientos interiores de Sanguino (a lo Jordi Trías, escondido en la línea de fondo, que recorría de un lado a otro) y a la mayor fuerza en las entradas de sus compañeros, que le doblaban el balón y sumaban a sistencias.

Y llegó el último cuarto, con opciones, y el Cáceres volvió a aturullarse ofensivamente, más cuanto más avanzaba, y la escasa ventaja que tuvo en algunos instantes, se fue apagando y poniéndose del lado de los visitantes: mucho más acertados y con las ideas muy claras.

La jugada clave fue una bandeja que dejó corta Tomás Bellas y a la que respondieron los de Axarquía con un un triplazo de Williams, que realizó un espléndido último cuarto. A partir de ahí, sucesión de faltas personales y desaciertos del Cáceres, que no lograba lanzar de tres. Pero el partido había quedado sentenciado antes y sólo se alargó con los tiros libres el amargor de derrota consumada.

El equipo no puede deambular por la cancha haciendo una y otra vez la misma jugada y sin buscar tiros claros de sus lanzadores exteriores. Tampoco debe relajarse tanto en defensa como en algunos momentos del primer y segundo cuarto, en los que permitieron triples muy cómodos del Clínicas Rincón (dejando que Skoldebrand se incorporase algo tarde a los ataques y lanzase totalmente solo).

Tampoco se sabe qué ocurrió con Moss, a quien se sentó con enorme enfado por su parte, y no volvió a jugar en todo lo que restaba: último cuarto completo.

Simien bastante bien, una pena su eliminación con una falta dudosa y su débil defensa sobre Paulao. Buena aportación de English, que tan pronto hace una juggada de mérito como pasa un balón a la grada, pero que aprovecha muy bien su físico y capacidades atléticas en posiciones interiores.

Lo de nuestro entrenador con las faltas técnicas… En el peor momento, y por protestar una falta muy evidente de los nuestros. Así no se ayuda, sino que se lastra el avance del equipo, muy entonado entonces. Y debe buscar otras alternativas ofensivas, que el bloqueo directo al base, el bloqueo y continuación y poco más, puede no se suficiente a estos niveles.

Como no puede ser de otra manera, os dejo los enlaces oportunos:

Por cierto, quienes asistiéseis al partido podéis volcar aquí vuestras opiniones tanto para refrendar lo comentado como para dar una opinión distinta, que ven más … ojos que dos.

¡A ver si el Estu me da una alegría..!

Anuncios