No entiendo nada. No entiendo nada. ¡Y no entiendo nada!

Este entrenador que ha traído la directiva de Estudiantes es un coco-cuadrado. Se ha jugado el último cuarto contra Unicaja, en el que se partía con ventaja, con los mismos juagadores. Teniendo en cuenta que los malacitanos habían jugado partido europeo esta semana, me parece… Udrih ha perdido todos los balones en los que ha querido botar en este último cuarto. Desición de Casimiro: cambio a Jasen a falta de dos minutos para que entre un segundo base; en lugar de cambiar a el bueno del esloveno. Jasen había sido el gran artífice de que los estudiantiles siguieranb por delante en este último caurto (catorce puntos en este periodo y varios robos de balón). Los dos pivots estudiantiles asfixiados. Casimiro: no los cambio porque no me da la gana. Popovic es mucho mejor que Junyent (lo siento, Oriol) y tal vez que Wideman también, por lo menos más rápido y despierto. Nada, que no entiendo nada. Pero nada de nada.

Nos han reboteado en el último cuarto por cansancio. Nos han metido triples, algunos por no llegar. ¿No será que nuestro perímetro estaría cansado? Cummings ha jugado muchos finales apretados, incluso nos dio una victoria hace poco. Casimiro ha jugado con Granger todo el último cuarto.

Será lo que sea. Un entrenador ttrabajador. Seguro de sus ideas. Con buenos resultados en otros equipos. Lo que queráis, me podéis contar lo que queráis. Sólo sabe jugar de una manera y fiel a sus ideas. Con ellas morirá. Sólo espero que no se lleve por delante ningún cadáver más. Y estoy hablando de mi equipo, de mi Estudiantes.

Por cierto, este año Fuenlabrada está obteniendo mejores resultados sin él.

Las estadísticas ya las podéis consultar. El resto, la crónica. Ya os la dejo enlazada. En ella no se dirá nada de esto que yo he dicho. De hecho no estoy muy de acerudo con algunos detalles que se afirman. Estadísticamente Udrih ha hecho un buen partido. Sin embargo, para mí ha portado mucho más Beirán: en rebotes, asistencias, entrega, defensa y lo poco que ha tirado, lo ha hecho bien. Pero eso ya lo analizo después, que ahora…

Y ha llegado el momento: “Confianza y desconfianza”. (ACTUALIZACIÓN).

  1. Primer caso: Beirán. Este jugador había apuntado ya buenas maneras al comienzo de la complicada temnporada anterior. Ete año hizo algún gran partido en los amistosos de preparación. Ahora juega pocos minutos y casi ninguno a partir del descanso. Hoy ha robado varios balones. Le recuerdo sólo dos tiros: un triple con la bocina sonando que ha fallado y otro que ha enchufado. No creo que esté mal. Ha dado al menos una asistencia tras salir en contrataque (que no aparece en las estadísticas oficiales). Ha jugado agresivo en defensa y centrado en ataque. Ahora vamos a hablar de su confianza. Podía haber tirado más y no lo ha hecho. ¿Por qué? Porque cada vez su entrenador cuenta menos con él. Se intuyen grandes condiciones en él, sobre todo como tirador; sin embargo, Casimiro cada vez lo deja más tiempo sentado en el banquillo, entre otras razones, para darle minutos a Samo Udrih, un jugador “más hecho”. Un jugador más hecho que ha perdido tres balones en el útlimo cuarto: pisando la línea, botando mal… Beirán no mira aro casi nunca porque se le ha dicho que no lo haga y, además, cada vez es más evidente que sale para que el entrenador cubra expediente en el apartado de dar minutos a la cantera.
  2. Cummings: Gracias a él tenemos una victoria más en el casillero. Lanzó a fallar un libre y… Ahora analicemos: ¿por qué no juega más minutos? ¿Por qué en un partido en que Unicaja presionaba los saques de fondo no se ha jugado con dos bases? ¿Por qué le cuesta tanto mirar aro y sólo lo hace cuando no ve otra salida al ataque? También parece haber perdido confianza en sí mismo. Es duro y sigue trabajando y haciendo lo que sabe. ¿Cuánto aguantará así, con un entrenador que se olvida de él en los últimos instantes del partido, cuando Estudiantes sólo sabía anotar por medio de Jasen y se necesitaba alguien que pasase y moviese al equipo?
  3. Oriol Junyent. El tercer a la palestra. Le deben de haber comentado al ala-pívot que está para rellenar, es decir, defender, rebotear, lucahr… pero de tirar poco. Ha tenido varios lanzamientos claros derca del aro que no se ha jugado. Daba siempre un pase de más. ¿Por qué será?
  4. Carlos Suárez. A él si se le están dando más minutos. No los más importantes, claro. El caso de este jugador sí que es extraño y, bien es cierto que, no se lo podemos achacar a la gestión del actual entrenador. Aunque tampoco creo que le esté ayudando. Lanza mucho de tres, algo que antes se le daba mejor; pero se le ha olvidado que en carrera, cerca del aro, cortando por la zona… su juego gana muchos enteros. Tal vez Casimiro no lo interprete así.

Conclusión: “El curso anterior” Perasovic se cargó a Gonzalo Martínez y no se acordó de él hasta los útlismo partidos. Sin embargo, a ese pequeño e inteligente jugador debemos en buena parte la victoria ante el equipo de Menorca y, por tanto, de la salvación de los olegiales. Una auténtica proeza y milagro que hoy no vamos analizar. Este nuevo año parece que ocurrirá algo parecido con Casimiro. Sus derrotas, en lugar de hacerle cambiar algo sus esquemas mentales y de juego, le hacen aferrarse más a los mismos. Todos esperamos que, aun así, el equipo gane más partidos y esté más cómodo en la tabla que la temporada pasada. Sin embargo, regalando finales de partido como el de hoy… Es cierto que los entrenadores no meten canastas, pero ayudan a llegar a ellas o a que resulten muy lejanas.

¡Suerte, Casimiro!

¡Ánimos, Estu!

Un abrazo a todos los amantes del baloncesto.

Sé que muchos no compartiréis mis opiniones, pero por eso son opiniones. Yo lo veo así, ¿vosotros? Dad vuestra opinión.

(Lo de “muchos” es una vacilada, pues la sección de baloncesto tiene pocos lectores; si no fuera por las bromas…).

Anuncios