Hace ya unos meses me encontré con esta “enseñanza” del gran Rabindranath Tagore, ahora la he vuelto a leer y me apetece compartirla con ustedes: “El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen.”

Me parece que esta oración ¡resume tanto! En una sociedad como es la actual en el mundo desarrollado, tan competitiva y tan envidiosa, está bien que alguien nos recuerde que no vivimos para ser los mejores, ni los más guapos, ni perfectos, ni nada así. No, no se trata de que cada uno sea el mejor, sino de que haga lo que le gusta, porque cada cual lo hace a su manera y todas las maneras son distintas, por lo que merecen la pena. Hay que buscar nuestro sitio, sin competir tanto, y disfrutar de él. Pero ese lugar sólo podemos encontrarlo si nos miramos dentro. Y así, ser felices nosotros y hacer felices a quienes nos rodean: ¡que eso sí que es importante! (¡Y necesario!).

Así que, a cantar todo el mundo, que si unos desentonamos, podemos mejorar, tocar las palmas, bailar… y todo con gracia y divirtiéndonos.

¡A ser felices, que ya toca!

Anuncios