¡Es tremendo! Una exhibición y una lección para cualquiera, no sólo para aquéllos que amamos el deporte.

Contra todo pronóstico y contra la magnífica U.R.S.S. un equipo plagado de semidesconocidos realizó un partidazo y acabaron campeones. Eran los griegos.Una lección que debería recordarnos que, aunque la vida no nos trate todo del bien o aunque las adverssidades parezcan demasiado grandes, somos poderosos si queremos serlo y trabajamos para ello.

En esa final la aportación del  “pequeño” Galis fue estelar. A mí me la recordó un amigo que me envió este enlace: http://comunidad.terra.es/blogs/maragota.

Yo he querido compartirlo con todos vosotr@s y sé que lo disfrutaréis. Además, el escueto texto es muy apropiado y revelador y los comentarios de los internautas… ¡Echadle un vistazo!

También os dejo la “pantallita” aquí pinchada, por si os da pereza o primero queréis saber de qué va el asunto… (¡Vaya “banda sonora”!).

¡Gracias, Galis! ¡Y gracias, Grecia, por enseñarnos a soñar!

Anuncios