Dolorosa derrota del Estudiantes en su feudo y ante lo que aprece que puede ser un rival directo, desgraciadamente, para salvarse del descenso.

Primer tiempo muy disputado e igualado. Dos puntos de ventaja para los visitantes e intercambio de golpes para los dos.

El tercer cuarto rompieron algo el partido los estudiantiles, sin embargo, y para desesperación local, un inicio horroroso del útimo periodo dio al traste con la ventaja estudiantil y puso por delante a los donostiarras. Doce a cero fue el parcial. De ahí al final, escasas ventajas de los visitantes, administradas con acierto. Aunque al final pudo haber emoción, pues Beirán tuvo el triple del empate a falta de segundos. El rebote fue para un gran Lou Roe, y la victoria, para el Bruesa.

Estudiantes ha hecho gala por enésima vez de su fragilidad mental en el último cuarto y de ser un equipo con pocos referentes ofensivos. Además, a esto hay que sumar las pérdidas de balón y los fallos en los tiros libres, especialmente en el último cuarto. En triples, también desacertados, aunque los últimos se lanzaron a la desesperada.

Crónica de “acb.com” y estadísticas.

Este curso toca sufrir de nuevo. No sólo es un problema de jugadores, técnicos o plantilla. Comienza a ser un problema mental, y eso es más difícil de cambiar. O la dinámica gira muy bruscamente, o el curso que viene veré a mis dos equipos en una misma cancha en partido oficial.

Desde aquí pedirles a los directivos que, si van a realizar algún fichaje, sea de garantías y de calidad. Para rellenar ya tenemos bastante.

¡Mucha suerte, ESTUDIANTES!

Anuncios