Sois como niños, si no se os pone el caramelo primero… así que os dejo primero, y para vuestro disfrute el video “El fantasma” del genio Albert Plà. Y si os gusta, seguid con el artículo (que acabo de cambiar para que os resutla más atractivo, pequeñ@s.

Quedé hipnotizado en su directo en Cáceres con motivo del “Play!”, sin embargo y aunque había conseguido su último trabajo, no había tenido ocasión de escucharlo con atención, sí de oírlo. La oportunidad curiosamente me la dieron mi coche y un programa de radio tres. Las casualidades son así. Desde entonces le puse más atención a “La diferencia” y no puedo decir que me haya defraudado, si no más bien al contrario. Como sabéis ya había recomendado al bueno de Albert en otro momento, pues merece un reconocimiento que en los medios oficiales no se le da.

La canción que me llamó la atención en la radio fue “Transparente”, que con mucha sorna y razón nos explica que a todos nos tira algún color. Al escucharla en la radio se me abrieron los oídos y crecieron las ganas de seguir con más atención las distintas canciones. Así, llegué a “Hongos”, otro temazo que aprece escrito por alguien que se haya dado a las drogas y le haya sacado un partido imaginativo. Llena de incoherencias y BBBB, respira optimismo gracias a sus coros y de gracia y chiste en cada estrofa.

“Ciego” es otro temazo en el que intenta explicar qué es el amor y no lo consigue. Lo habitual en cualquiera, pero con una letra loca que no va a ningún sitio.

Otras sí recuerdo haberlas disfrutado en directo, como el tema que da título al disco y “la colilla”. De la primera he de decir que es un juego con el lenguaje en el que se nos exige estar atentos. “La colilla” es otra historia. Más que una historia es un cuento, en el que una colilla de un inmiogrante traspasa la frontera de los EE.U. y va sembrando el pánico. No tiene desperdicio aunque su escucha se hace larga.

El resto. De todo un poco, pero con humor y estribillos repetitivos y ocurrentes que si te enganchan te rondan días y días en el coco.

De verdad que merece la pena. Está prácticamente a la altura de su “veintegenarios…” aunque menos feroz en su crítica, pero ya es mucho decir compararlo con esa obra maestra.

Gracias, Albert Plà, por enriquecer el panorama musical y salvarlo del aburrimiento.

Os dejo la entrevista que le formularon en “Buenafuente” (la calidad es… y sobra el último minuto y medio). Un tipo distinto este Plà.

Por últtimo os dejo las magníficas letras de “la diferencia” y la página web del genio.

Anuncios