Fue la primera ocasión en que soñé despierto teletrasnsportado por una canción. Me llegó tarde, lo reconozco, allá por los deciséis o diecisiete años, cuando un amigo me pasó su colección de cedés de los inigualables Led Zeppelin. A las pocas escuchas ya me habían ganado para siempre y hasta tal punto que por mucha música que después me haya empeñado en escuchar, nada me ha gustado tanto, me ha echo disfrutar tanto, ni meterme con los ojos cerrados de tal manera en una canción como este grupo de “jóvenes” británicos.

Desde su descubrimiento mi relación con la música no ha sido la misma, pues intento encontrar grabaciones que más que entretenidas (que también) me resulten conmovedoras y me llenen de sentimientos o me transporten a distintos estados de ánimo.

Supongo que cualquiera de sus grandes temas no necesita presentación, ni que los colmemos de adjetivos, pues ellos mismos se presentan y defienden mejor de lo que ninguno de nosotros podría hacerlo. Y supongo también que todos habéis escuchado: “Stairway to heaven”; pero quería compartir este video de una interpretación en directo porque me apetece y porque charlando el viernes por la noche en un “pub” me di cuenta de que había sido la primera canción que me hizo soñar.

¡Menuda pasada!…

Recogeos las babas con un pañuelo y a otra cosa (aunque el recuerdo siga ahí por siempre).

Por cierto, comentemos el vídeo. Es una joya. Desde la austeridad del inicio y el fin del mismo, conRobert Plant emergiendo de entre la oscuridad. La escasa iluminación en colores cálidos y eléctricos. Los dedos de Jimmy Page recorriendo los mástiles de su guitarra. El piano y sus teclas… Y la gesticulación liera y cuidada casi femennina de la voz del grupo.

Anuncios