Hans Beck fue el creador de los archifamosos “clicks” o muñecos de “playmobil”, y nos ha dejado hace escasas fechas.

Y no es que decorase nuestros años de niños y niñas, sino mucho más: los llenó de juegos, imaginación y magia con sus pequeños muñecos semimóviles. Sólo movían piernas, brazos y coco, pero daban mucho juego e inundaban nuestras tardes de alegría y de pequeñas historias que uno mismo iba creando con ayuda de sus complementos (vehículos, construcciones…) y de su facilidad para cambiar de “rol”, ya que con muy escasos detalles, tan pronto se convertían en cowboys, como en indios, piratas, bomberos o lo que se nos ocurriese. Yo siempre recordaré mi barco pirata, que fue preso de las llamas, y mi torre medieval, a la que le faltaba una pieza.

Desde aquí sólo trato de rendirle homenaje a este inventor de infancias. No sería el que soy sin sus pequeños humanoides semiinmóviles.

Gracias Hans…

…por cierto, ¡debiste vivir tú también en un sueño con tanto “click” vendido!

Se me olvidaba, aquí os dejo un artículo que habla de este señor. (¡Qué cabeza, todo el día pensando en si el indio asaltaría el campamento de los soldados y raptaría a la novia del bueno y…!).

Anuncios