Una suerte para Mantas Ruikis la de debutar en la ncohe de hoy con el Cáceres. El lituano no tuvo su día, fallando todos los lanzamientos que intentó (el túltimo lo escupió el aro), pero el equipo había hecho bien su trabajo y nada parecía importarle al público, que se lo tomó a broma y que, de haber acertado ese último intento, le habría sacado a hombros.

De haber sido de otra manera, a saber… Sin embargo el Cáceres fue muy superior a su rival durante casi todo el partido. Así, después de unos primeros minutos de intercambio de canastas, los locales fueron afianzando una escasa ventaja en el marcador gracias al buen hacer de Simien, Angulo y Poves. Veinte a quince al final del primer cuarto.

Pero, como viene siendo habitual, una sequía anotadoras y diversos fallos de estos que comete nuestro equipo, llevó el transucrso del segundo acto a guarismos más cercanos. En él Guaita se reinvindicó con canastasa cerca del aro y Simien se cargó con su tercera falta pronto, cediendo todo el protagonismo a sus compañeros. Para entonces ya había aparecido sobre el parqué el bueno de Ruikis. Así que tras veinte minutos un marcador ajustado: 38-37 para los cacereños.

Tras el descanso un gran tirón anotador y de acierto del Cáceres, con una defensa más agresiva y sin conceder rebotes ofensivos a su rival, hizo que la diferencia se disparase hasta más de quince puntos. Sólo Kiefer parecía tirar de los de Vic para delante (buen partido del pivot, muy incisivo y reboteador). Pero el Cáceres había cogido renta y parecía que estaba centrado, a pesar -y de nuevo- de los últimos minutos de sequía. Marcador: 58 a 44.

El último cuarto con los locales más acertados aún, volviendo a anotar desde más allá de 6,25 Poves y Moss y con minutos finales para Panadero, Sanguino (sin suerte) y Ruikis. Este caurto -y el paritido en general- le sirvió al Cáceres para demostrarse a sí mismo que puede jugar y ganar sin Simien, quien tuvo nulo protagonismo al no poder lanzar en estos minutos ni una sola vez. El truco está en jugar mejor y mover más rápido la pelota. Brown destacó en anotación y Espinosa en rebotes y sacar rápidos contraataques. Al final no pudo ser y Ruikis se fue con sabor agridulce por el pasillo que conduce a los vestuarios. Cáceres había sumado una nueva victoria y el pabellón revosaba júbilo.

Cabe destacar entre el anecdotario y valoraciones del partido que Lucio Angulo y Diego Guaita volvieron a anotar un triple, el segundo no se sabe cuánto tiempo hacía. Que el argentino puede jugar por dentro bastante bien. Además, Moss parece realmente recuperado, como apuntaba en los últimos partidos y su aportación va “in crescendo”. Poves estuvo acertadísimo desde el triple, con cuatro aciertos de seis intentos. Angulo Espinosa, reboteador, batallador y anotador. Y Brown (termostato del equipo), muy resolutivo en ataque. Sanguino y Panadero casi no tuvieron oportunidad de lanzar a canasta. Y la estrella Simien: buenos porcentajes cuando ha podido tirar.

En defensa el equipo ha sabido apretar los dientes y lo han notado los rivales y el propio Cáceres, que ha podido correr y anotar con mayor facilidad tras robo o rebote defensivo.

Las estadísticas, para vuesta consulta. Y Conclusiones del partido:

El Cáceres, como dijimos, superior frente al Vic.

A Ruikis le vamos a comprar una Manta(s) para que se le caliente la muñeca (¡suerte!)

Los de Piti son capaces de jugar sin Simien, si consiguen posiciones de tiro y jugar más rápido.

Otras…

Al entrenador visitante más le valdría obligar a sus jugadores a entrenar el lanzamiento de libres y dejarse de tanto protestar. Le señalaron dos faltas técnicas por liante y protestón en un partido resuelto en que los árbitros precisamente no ayudaron a los locales.

Conversación real tras uno de los últimos triples fallados por Ruikis y un Bellas que no le ve desmarcado en un lateral y no le pasa, con el mosqueo del público incluido: “La gente quere circo”, afirma el primero, y añade su amigo: “La gente le ha perdido el respeto” (al espectáculo, por tomárselo con tamaña guasa, claro).

Hoy todos saldremos con ganas y con una sonrisa tonta dibujada en la cara.

¡Hasta la próxima! ¡Ánimo, Cáceres!

Enlaces:

Anuncios