El resultado, el esperado, pero ya empieza a cansar que el equipo colegial llegue con opciones a los últmos minutos de los choque y no consiga ganarlos. Los grancanarios supieron gestionar sus pequeñas rentas y llegar a los últimos minutos con ventajas alrededor de los seis puntos y aprovehcas los tiros libres que les concedía el Estudiantes para intentar la remontada. Serios los canarios y con buen juego.

El partido transcurrió igualado de principio a fin. Con un Rancik anotador hasta llegar el último cuarto y un Udrih también más acertado. Los isleños se repartían la faceta anotadora, aunque destacaba sobre el resto Jim Moran, muy inspirado desde el triple. Después le irían secundando jugadores como English, Savané o Fernández (con varios tiros libres en el último cuarto).

Y así estaba el partido, en un toma y daca continuo, en el que el equipo de Las Palmas siempre jugaba con rentas positivas aunque cortas y los colegiales trataban de acercarse con empuje, buenas canastas de Jasen, Popovic o Rancik, pero concediendo demasiados rebotes ofensivos al rival. Y así podía haber seguido y haber apretado más el tanteo, pero lo que no se puede hacer es estar en el partido, a cuantro puntos  a falta de tres minutos, y conceder una falta y canasta en un contraataque del rival. Además, antideportiva. A partir de ahí las ventajas superaban los seis puntos y se puso muy cuesta arriba a pesar de Brewer.Si te van a meter la canasta que te la metan, pero concederles más tiros y además otra posesión… ¡No puede ser! (Junyent).

Rebotes ofensivos de los isleños, acierto en los tiros libres y contraatques provocados por el intento de presión y las prisas de Estudiantes, consiguieron neutralizar el ínpetu triplista de un Brewer que se echó el equipo a las espaldas en los dos últimos minutos. Muy acertado el base americano, a quien había acompañado en esas facetas Jasen, quien desgraciadamente cometió pasos (o dobles) a falta de minuto y medio y facilitó la victoria los canarios.

Si os parece, consultad las estadísticas.

Esperemos que los del “Ramiro” sepan ganar más partidos, y, por qué no, que sea cuanto antes, en el próximo encuenctro, ante el equipo de Zaragoza, rival directo.

Anuncios