Al hilo de otro artículo de hace unos días en que explicaba por qué esta bitácora se bautizó con su nombre, he creído intenresante explicar otras “anécdotas” de mi primera experiencia como autor de un “blog”. Ni mucho menos pienso que sean universalizables ni que se puedan aplicar tal cual a cualquier otro blog de la blogosfera,  pues sólo se trata de la vida de este proyecto y nada más.

Menos trabajo más resultados. Cuando un “post” (término de red para los artículos contenidos en una bitácora) ocupa pocas líneas y sólo algún enlace, las visitas que leen el mismo se disparan. Cuando lleva algunos vídeos, otros tantos enlaces y/o una disertación bien argumentada, las lecturas no son tantas. La excepción que confirma la regla: el artículo a cerca de las versiones de “Fields of gold”. Los que la defienden realmente, aquéllos que hablan de reflexiones políticas, económicas o el que recomendaba “La diferencia” de Albert Plà (y éste contenía videos y todo).

Lo más “personal” lo más leído. Que escribo simplemente que me voy unos días de vacaciones, pues no se cuántas visitas y pinchazos al mismo. Como habréis advertido, esto entronca perfectamente con lo anterior: poco tiempo dedicado, visitas y lecturas, lecturas y visitas.

Las opiniones sobre actualidad o de un análisis directo sobre lo cercano a todos. Éstas son las que más interés participativo despiertan. La gente opina, critica e intercambia pareceres. Eso sí, como somos de la especia humana (de inteligencia muy bien dotada, pero muy mal aprovechada) nadie cambia de opinión. Como ejemplos, las críticas a la campaña de la DGT o “Los grandes mentirosos”.

La polémica sale “rentable”, excepto emocionalmente. Soy muy crítico con lo que creo que se idolatra sin que lo merezca y eso me llevó a dar caña en su momento (gira, artículos en periódicos y revistas, documentales en televisión) a Bob Dylan. Visitas: muchísimas. Comprobar que la gente es bastante “tonta”, doloroso. Que te ataquen personalmente en lugar de rebatir lo que defiendes… increíble en el siglo XXI. Pero como opina Ramón Trecet, en lo emocional seguimos siendo muy básicos, homo sapiens, no hemos evolucionado. Me afectó de tal manera que aún no he dado mi opinión aquí sobre grandes grupos como “the Beatles” o “the Rolling Stones”.

Mucha gente busca información, y los “blogs” son una manera más distinta y personal de acceder a ella. Hay autores que se lo curran mucho y que tienen enlaces a muchísima información del tema que traten. Abunda lo visual y audiovisual muy aprovechable.

Bastantes visitas que llegan a través de una búsqueda de información en internet, no guardan relación con aquello que andan buscando. Supongo que, o bien los motores de búsqueda que utilizan no sondean correctamente la información, o no leen con detenimiento de qué hablo en los artículos que visitan. En uno u otro caso, lo que es evidente es que tienen la oportunidad de acercarse a este proyecto, aunque sea partiendo de la decepción de no encontrar aquello que ansían. Espero que algun@s de estos lectores y lectoras hayan seguido adentrándose en otros artículos como lectores más asiduos, aunque eso es actualmetne imposible de medir y saber.

Los deportes se consultan y leen poco a través de las bitácoras. Normal, hay gente que informa con mucho más interés y de manera más directa y profesional. Aunque a algunos a veces nos interesa dar nuestra visión de ello.

Como de costumbre, me he enrrollado más de lo que tocaba. Lo siento: uno está lleno de defectos y éste no es de los peores.

¡Abrazos a tod@s!

Anuncios