¡Por fin, por fin y por fin!

Por fin se hace justicia y por fin se escucha “a la naturaleza”. El hiperfamoso y aún más polémico Puerto de Granadilla (Tenerife) parece que no seguirá su construcción. Ha sido parado al encontrarse una planta a la que se debe proteger. Algo que ya habían hecho notar los expertos pero que el gobierno canario había desoído.

Ahora no les va a quedar más remedio que dejar al mar y sus fondos tranquilos, como merecen, pues la JUSTICIA ha defendido a éstos por encima de bienes políticos y económicos.

Para mí es una gran noticia. Tanto que se ha colado a otro artículo que iba  salir hoy. Os enlazo la noticia como ha aparecido en un periódico de tirada nacional.

Lo que no consiguieron manifestaciones de miles de personas en las calles de Santa Cruz, lo que no hizo escuchar el pueblo a sus políticos, lo que parecía ya imposible, lo ha conseguido nuestro amigo el sebadal.

¡Bien! Y pensar que sólo hace unos días hablaba de este tema antinatural con un amigo de La Laguna…

(Artículo dedicado a Paulino Rivero y sus secuaces).

Anuncios