Ya tocaba ponerse serio después de tanta música y tantas fotos. Desgraciadamente.

Llevaba ya un tiempo con la idea en la cabeza. Dar mi opinión sobre el tema. Y los acontecimientos y las disputas se están avivando, con lo que creo que -por poca valiosa que sean mis ideas sobre la nueva ley del aborto en España– debo explicarme como lo he hecho en otras ocasiones y por otros temas que me han disgustado.

Esta nueva ley nace o nacerá, si le dejan, envuelta en la más absoluta polémica. Ya empiezan a crearse plataformas en contra de la misma y la iglesia ya se ha postulado. También tiene quienes la apoyan, claro está. Yo sólo puedo decir, muy muy resumido, que no la entiendo. No entiendo que alguien que se haya quedado embarazada tarde 22 semanas en decidirse a no dar a luz a esa nueva criatura. No entiendo cómo se pueden considerar modernos,  progresistas y humanos los daños psicológicos que se causan a la no-madre. Y no entiendo que se deje abortar a menores sin el consentimiento de sus padre o madre y, por ejemplo, se llame a éstos si tu hij@ lleva unas botellas de alcohol o las bebe por la calle.

A continuación os voy a dejar unas líneas que he escrito en los comentarios de la noticia de un periódico, porque en ellas me explico más y mejor y porque me parece que son más aclaratorias:

“Esta nueva ley que se aprobará es uno de los nuevos “inventos” del reciente Ministerio de Igualdad. Un órgano sólo preocupado por sobreproteger a la mujer como colectivo por encima de todo. Claros ejemplos son las leyes en que se criminalizan actos en le hombre que de llevarlos a cabo una mujer son simplemente una falta.
Ahora les ha dado por el aborto. A mi entender, casi cinco meses para abortar me parecen una aberración. Cualquier persona ya sabría antes si desea tener un hijo/a o no y es alargar demasiado la creación de una nueva vida. Por cierto, ¿quién se preocupa de los derechos de la persona que no llega a nacer? Y un apunte más, ¿no existen otras medidas para “deshacer” un embarazo menos duras, menos traumáticas para la madre o incluso preventivas, como el uso del preservativo o de la píldora anticonceptiva?
Quien se queda embarazada porque quiere y no pone remedio antes no tiene sentido que alargue un embarazo para acabar después con una vida. Las personas y ciudadanos debemos ser más responsables de nuestros actos y no dejarlo todo en manos del “papá Estado” que todo lo cura.

Por cierto, y con tanta prisa que se dan en cambiar algunas leyes, nuestros políticos deberían plantearse cambiar las leyes electorales, a ver si así de un vez por todas dejamos de estar gobernados por las minorías que representan los partidos nacionalistas de las distintas regiones”.

En ellas, os habréis dado cuenta que apelo a los derechos de los no-nacidos, a los de las  propias madres (ya que muchas de ellas después necesitan de psicólogos para superar ese “desembarazo”) y -sobre todo- apelo a la responsabilidad. La responsabilidad de todos y cada uno de los implicados: mujer embarazada y hombre proyecto-de-padre. Y la responsabilidad del Estado, que no sabiendo cargar con la suya propia en tantas materias, quiere cargar con la de todos para parecer moderno o para arañar algún voto. Como ya he dicho alguna vez, parece que a tod@s nos cuesta asumir nuestras responsabilidades, pero todo tiene un tope.

Ni que decir tiene que eta irresponsabilidad de no protegerse a través de profilácticos u otros anticonceptivos, al final las pagamos todos. Quiero decir que las operaciones salen de las arcas del Estado, las de todos nosotros, y tampoco me parece justo. Éste sería otro tema para tratar largamente, pero…

No me cabe en la cabeza que seamos tan brutos, que no pensemos en las consecuencias de nuestros actos, que no sepamos mirar más allá, que sólo pretendamos una apariencia moderna… y que todos estos defectos, además, los aglutinen nuestros políticos (con algunos más sumados).

Sólo os dejo algún enlace más para que os informéis, en caso de que no os haya golpeado ya la noticia:

La anterior ley ya permitía el aborto en unos plazos más “normales” y ante unas circunstancias que pudieran ser peligrosas (enfermedades) o inadecuadas (violación). No entiendo a qué viene cambiarla a peor.

En cuanto al Ministerio de Igualdad, creo que ha acertado con el anuncio antiviolencia sexista. No sólo por la canción y el mensaje, sino porque ha dejado de señalarnos a todos para apoyar a las víctimas. Un camino mucho más adecuado me parece. Ojalá se acabe con esa lacra.

Anuncios