A veces el lenguaje nos la lía y la lengua se nos traba y pronunciamos algo al revés o como mejor nos parece. Otras veces otras personas de tu alrededor sufren un ataque de “creatividad lingüística” y dejan un término en ti que te sirve para aplicarlo en muchas ocasiones. Aquí os dejo palabras que significan lo que no son… (¡Ay, ay, ay..!).

Morrison: persona cultureta que trata de hacerse admirrar con comentarios de tipo cultural que realmente todo el mundo conoce (también se puede emplear como adjetivo: “morrisoniano“).

Yámas (por “yásas”): modo de brindar “a la hispana” por desconocimiento y sordera ante la lengua griega moderna. “Pos ya lo dejamos como estaba, ¿no? Totá despué de tanto brindis”.

Kostantinos: típico personaje simpático y desprendido de Grecia. Suele ser una persona mayor, no sabemos si madrua, y suele hablar cualquier idioma que no seas capaz de enttender. Eso sí, su capacidad emática y su gesticulación continuas consiguen que lo entinedas todo y te resulte gracioso y cercano. (Aunque prezca un chiste: un kostantinos dice “gumen”, un españo diría “guomen” y ambos quieren decir “güimen”, plural de mujer en…).

Linares: lugar de nacimiento y/o procedencia de mujeres muy simpáticas y que parecen morrisonianas, aunque en realidad ellas no querían hacerse las interesantes. ¡Cuánta majura por dios!

Cuching: viajar, perdón, alojarse por la cara. Se trata de otra deformación de un término mal entendido. Es algo así como que tú ofreces tu casa por si algún/a desconocid@ pasa por tu ciudad y tú, igualmente, puedes alojarte en quienes practican lo mismo.

Anuncios