Mañana, u hoy para los tardones, disputa el Cáceres su último partido de la temporada 2008-09. El “artista invitado” será el equipo de Lugo y el ambiente, espero, el que se merece nuestro equipo. Un equipo que en esta segunda vuelta se ha ganado el calificativo de aguerrido.

Muchas eran las esperanzas puestas en esta plantilla. Más aún con la llegada de Wayne Simien. Sin embargo, las circunstancias y los problemas de todo tipo han mermado el potencial del equipo. Sí, han mermado su potencial enuna segunda vuelta muy muy complicada debido a todos esos problemas. Pero, esos mismos problemas, han reconvertido al equipo en una máquina de luchar. Y han tenido contra las cuerdas a grandes equipos de la categoría. Incluso tuteado al equipo que ha ascendido (Valladolid) o protagonizado gestas como la de la visita del Tenerife (¡qué pena!).

Y yo creo que se merecen un homenaje por todo ello. Por crecerse ante las adversidades. Por haber luchado sin juego interior. Por haberse partido la cara en cada jornada. Y porque así se hace grande el deporte.

Mañana, u hoy, será la ocasión de ver a nuestro equipo por última vez en la temporada en que se pasó de el querer al poder, del pretendemos al lucharemos hasta la extenuación. Y yo no pienso faltar.

No jugaremos playoffs. Hay mucho que mejorar. Hemos fallado en momentos puntuales. Pero se ha sabido luchar y sufrir cuando peor venían dadas. Ha sido una buena temporada y se merecen más de un aplauso.

 

Gracias, Cáceres, a todos.

Un gran abrazo.

Anuncios