“All the idols fall down”.

Y no sólo esa para F.P., si no también para todos aquéllos que se creen dioses, ya que sus pies, tarde o temprano, volverán a pisar la tierra.

(Pero con el señor Florentino, y gra cias a su actitud mesiánica, ha resultado tan fácil tener este pensamiento).

Esta frase rememora un momento vivido en una clase de inglés, la mañana después de que el Milán devolviera a la tierra al Barcelona en la final de la LIga de Campeones de Atenas.

Gracias, J.L.A.

Anuncios