Con tanta palabrita “crisis” en todos lados al final me ha dado por pensar algo más en ella, y hay detalles que no me cuadran.

¿Nadie supo verla venir? (que diríamos coloquialmente).

No puede ser. Es cierto que muchas empresas se han hundido en están en ese proceso. Incluso de las grandes de verdad. Pero no es menos cierto que hay otras bastantes que se están beneficiando, porque les ha pillado “fuertes” o saneadas y ahora pueden invertir en otros negocios, adquirir otras empresas venidas abajo o dinamizar sus productos gracias a que ahora todo es más barato.

En época de vacas gordas era imposible conseguir un buen local a buen precio. Ahora están vacíos y se puede regatear su precio. En ese mismo tiempo engullir una empresa de no mucho éxito ni renombre resultaba una apuesta arriesgada y bien pagada (ejemplos, las nuevas marcas de automóviles). Ahora…

Serían muchos ejemplos más. Y fáciles de entender, así que vamos a la conclusión ya. Y si queréis comentar, añadir o refutar algo.. . ya sabéis (más abajo).

Estos pequeños detallitos llevan a la conclusión de que sí que hubo empresas -grandes y no tanto- industrias, bancos e incluso algunos políticos (no subestimemos su inteligencia, que para ellos sí la aplican) que vieron las orejas al lobo con suficiente tiempo. Y dejaron que todo estallase porque sabían que ahora pueden crecer con mayor seguridad, aportando menos dinero para ello e incluso eligiendo en qué ramas de la economía hacerlo.

Ellos están bien, mejor que nunca. Y los demás peor. Y, si algunas personas cercanas poco antes del estallido ya me avisaban, mucho más fácil es pensar que los profesionales del mercado, la economía y el dinero lo sabían desde antes. Tal vez no les dio tiempo de escapar de la propia burbuja que ayudaron a crear.

¡Que pase pronto! ¡Sobre todo lo del paro!

Anuncios