Estamos de celebración.

Así que aquel que me pille hoy con ganas de tomar una cerveza que sepa que pago yo.

No todos los días uno tiene algo tan curioso que celebrar como el primer año de su “primer hijo”.

Han sido experiencias curiosas esas de sentir que las lecturas crecen, que la gente opina, que se enfada con uno, que se interesa por pequeñeces que uno piensa. Y la satisfacción de saber de quienes siguen este proyecto con cierta asiduidad.

Gracias.

 

¡Y que cumpla tantos como el padre esté dispuesto a celebrar!

Anuncios