A pocos días de que comience el Eurobasket de este año y a menos de un mes de que haga lo propio la liga LEB de baloncesto español, queremos dejar constancia de algo que podríamos denominar “el factor griego”.

 ¿Qué entiendo yo por el factor griego? Os toca leer.

Como algunos sabréis jugadores veteranos griegos no han asistido en esta ocasión a la competeción que dará inicio. Entre ellos los más destacados pueden ser Papaloukas y Diamantidis. Por haber estado “siempre” y por su papel destacado. También faltan otros, pero… a lo que vamos.

Se supone y es cierto, que la selección griega se quedará muy mermada. Se supone y… que Spanoulis se quedará algo solo en el perímetro. Y se supone, también, que todo ello afectará mucho al rendimiento del conjunto. Desde aquí, pondré en dudas algunas de estas afirmaciones…

Evidentemente, la selección helena pierde potencial sin dos de sus jugadores emblemáticos. Son de ésos que saben qué hacer con la pelota cuando llegan los momentos de verdad, pero… Tengo la total seguridad de que empezarán a aparecer otros jugadores y a contar más los intangibles.

Otros jugadores: ya veréis como algún jovencito (tal vez un tal Nikos Pappas) o algún tipo enorme (Schorgianitis) toman el relevo de quienes faltan. Los jugadores de por allí saben ser maduros y lo son muy pronto, por lo que -como decía-  tengo la casi absoluta seguridad de que algún “debutante” tomará los galones si hiciera falta y complementará la labor anotadora de Spanoulis y compañía (Bouroussis en una fomra excepcional esta temporada).

Los intangibles: ese balón que queda suelto, ese codazo a la estrella del equipo contrario que le descentra, esa presión sobre el arbitraje… ese carácter mediterráneo que tan bien saben explotar mis amigos. Ya comprobaremos cómo la escuadra griega sabe jugar con esos factores. Ya veremos cómo algún partido lo ganan con un triple en la última posesión de un jugador que no ha visto aro en todo el partido (el ejemplo de Hatzivretas sigue vivo).

Y todo ello qué resultado arrojará: que volverán a estar muy cerca de las medallas. Tal vez el gran equipo español se les cruce y no se lo permita, pero si no es así, a buen seguro que lucharán por ser griegos hasta la extenuación.

Y esto les hace grandes (más allá de ausencias). El factor griego.

Y el factor girego llega a Cáceres: Georgios Dedas en el Cáceres.

Ya me hice eco del fichaje del griego Dedas. Y ya di mi opinión. Mucha raza, muchas protestas, muchas conversaciones con su entrenador, mucho alma en la pista y, todo ello, con un acierto asombroso. Esta fue mi sensación cuando le vi jugar y me deleité co él en el multiusos de Cáceres. Venía con Rosalía y se salió. ¿Cómo puede un tipo estar todo el partido quejándose al árbitro, corrigiendo a sus compañeros, hablando con el entrenador, picando a contrarios… y, aun así, penetrar, tirar, pasar… jugar con un nivel de acierto tan alto? Es griego, podría ser también italiano o balcánico, pero es griego, y se nota.

Ahora nosotros tendremos también parte de ese factor griego y lo disfrutaremos. Sólo espero que el técnico y el resto de compañeros sepan llevarlo bien, se complemten y tengan claro que somos un equipo y tenemos un objetivo común. De ser así este año volveremos a dar mucha guerra, sobre todo si los interiores americanos ayudan lo suyo.

¡Madre mía, Espinosa y el griego haciendo de las suyas con la misma camiseta!

(Esto se merece una peña… jejeje).

¡Suerte, Cáceres!

 

P.D:plantillas actualizadas de LEB Oro (a 24/08/09)

Anuncios