El Baloncesto-Español se ha colgado una nueva medalla. Una medalla ansiada y merecida que no había lucido en nuestros cuellos, los de nuestros gladiadores, nunca y que se había hecho de rogar (¡ay, esa final contra Rusia).

Algunos de quienes habían merecido engalanarse del oro europeo ya no están con nuestra selección por unos u otros motivos. Como sabéis, me refiero sobre todo a Carlos Jiménez. Sin embargo, hay que ovacionar con en líneas a quienes son verdaderos artífices de los triundfos de nuestro baloncesto en esta última década. Son el núcleo, son “LOS CABRONES DEL 80”.

Con este apelativo, cariñoso claro está, me refiero a esa magnífica generación que ya nos hizo campeones juniors hace bastantes años (en Portugal creo recordar) y que han aportado al juego hispano la garra, la mala leche, el talento y la sed de victorias y el carácter ganador que ahora paseamos por las pistas. ¿Por qué les denomino “los cabrones del ochenta”? Porque me recuerdan mucho y siempre al curso y compañeros de edad de mi hermano, -nacido en ese mismo año. A diferencia de mí o de mis coetáneos, los secuaces y camaradas de mi hermano siempre tuvieron más mala baba, más afán de victoria, fueron más marrulleros y tuvieron claro que la victoria es la meta y hay que deajrse se melindradas y “cantimploras de agua” con los contrarios. Si hay que ganar que se gane, y con talento y juego vistoso. Así, de cabrones y de geniales eran estos biochejos del ochenta que estudiaban en mi mismo cole y así he querido llamar y llamo a nuestros chicos de oro desde hace ya bastantes años. Por las similitudes, claro.

Desde este artículo “resakoso” quiero pedir el reconocimeinto y el aplauso a esta generación que tantas alegrías nos da y ha dad, recordadno además a algunos que no volvieron a la selección, como Germán Gabriel, Drame y otros y, evidentemente, a quienes una y otra vez acudden a la cita con el baloncesto de alta calidad y alta implicación. Son los Raúl López, Pau Gasol, Felipe Reyes, Cabezas, Mumbrú y Navarro.

Además…

Como he mencionado antes esta maravillosa generación, comandada especialmente por la genialidad e Gasol y Navarro, ha sido auxiliada, aliviada y bien secundada por otros jugadores. Entre ellos habría que destacar a muchos, asíq ue si algunos se me olvida… (haced un comentario):

Una pena para otros históricos no haber coincidido (o hacerlo más) en el tiempo con “los cabrones…” de otra manera, Lucio Angulo, Felipe Reyes, Alberto Herreros y tantos otros estarían “enmedallados”.

¡Viva el basket! Sobre todo el nuestro, cabrones.

Anuncios