Nunca se había visto un partido tan malo en el multiusos, ni creo que en la ciudad de Cáceres.

Tal vez “el peor partido de  la historia” del baloncesto por aquí. Una auténtica pena. Cadena de desaciertos y la diosa fortuna que, aun así, te brinda una mínima oportunidad para ganar. No fue.

Y sin el consuelo de la victoria todo parece aún más negro.

El equipo ya sólo puede mejorar. ¡Ojalá sea pronto!

Partidos como el de anoche desesperan a cualquiera, especialmente a mí.

Enlaces a artículos relacionados:

crónica…

estadíticas…

clasificación…

– resto de jornada.

¡Suerte, Cáceres!

 

P.D.: Gran partido de su base Salvador Camps, más allá delas estadísticas. ¡Menuda lección de juego y dirección!

Anuncios