Para ilustrar la poca paciencia que tenemos nada mejor que un corto. Un corto que tendréis que leer con paciencia (poca), pues es en otro idioma y viene subtitulado.

Una de las cualidades más necesarias y difíciles de conseguir y mantener se está perdiendo en el ser humano. Nuestro deber es salvarla. Nadie está diciendo que sea un trabajo fácil, pero si queremos ser mejores y que todo funcione, no nos queda más remedio. Revertirá positivamente en nosotros mismos.

¡Tened paciencia!


… y dejaos de excusas exteriores como que “si la sociedad vive deprisa”, que si “no tengo tiempo” que si… (¡paparruchas!).

Eso sí, el primer pecador: yo mismo.

Un abrazo.

Anuncios