Hace ya muchas semanas, tal vez dos meses, tuve la oportunidad de charlar con un jugador del Cáceres de Baloncesto. Entre otros temas y sensaciones relacionados con el equipo, surgió la figura del “último americano” que había recalado en la plantilla: Taggart.

La cuestión que escupió mi boca es justo el título de este “post” (¿Y éste qué sabe hacer?), pues el jugador llevaba varios partidos en nuestras filas y aún on había mostrado nada. Se cargaba de faltas, no cerraba ni iba con fuerza al rebote, tampoco se preocupaba mucho de lanzar… Era una auténtica incógnita. Y una incógnita negativa hasta entonces.

Hoy podemos afirmar que la incorporación de este interior, aunque haya tardado en florecer, ha sido positiva y lleva camino de convertirse en muy positiva. En algunos partidos en que todos estuvieron más bien perdidos, él comenzó a mostrar sus posibilidades. Así, en tierras lejanas se convertía en faro de nuestra escuadra: anotaba, reboteaba e iba tornándose en referencia interior. Sobre todo comenzó a jugar de espaldas al aro (algo que este año escasea en nuestro juego) y a crecer, crecer y crecer.

En los últimos partidos su figura ha vuelto a lucir, con dobles dígitos en anotación y capturando rebotes. Cometiendo menos faltas y asumiendo más responsabilidad.

No sabemos ni sabremos si sus inicios dubitativos fueron un problema de lenguaje, adaptación o cualqueir otro asunto.  Lo que sí sabemos ahora es qule sabe jugar y que está aquí, aporta y rinde. Y todo lo demás ya no importa.

Como tampoco importan otras cuestiones ni polémicas. Éste es nuestro equipo, estamos a punto de llegar a eliminatorias y conocer el nombre de nuestro primer rival y, ahora, es sólo tiempo de animar, animar y animar.

Lo demás: cuando acabe la temporada.

¡Ánimo Shawn, ánimo Cáceres!

¡Fuerza, afición!

Y para los amantes del “basket”…

Anuncios