Por ser la víspera de un día algo especial desde hace unos años, os entrego como regalo esta canción de Nacho Vegas que tanto me gusta y cuya letra dice tanto…

Da caña al ser humano actual, evalúa la vida de una persona, se ríe un poco del mundo… ¡Me encanta! (y mucho más, bajo el videoclip).

Versión en directo con Bunbury (por ser la más “cañera”, “rokera” o algo más “contundente”)…

Me encanta, afirmaba arriba, y me retrata en algunos puntos. Me explico:

  • cuando digo no es no… (no necesita mucha explicación) aunque a veces ceda (pocas).
  • tampoco fui un gran amante, más de una lo querrá atestiguar: duro en palabras de uno mismo,  pero real, me temo en algunos casos. Eso sí, no creo que nadie quiera mancharse la boca acusándome de ello.
  • lo he pasado bien. Y tanto, momentos realmente preciosos, graciosos, llenos de amistad, amor al prójimo, saltos, música, abrazos, superación, etcétera.
  • no dejaré nadie a quien transmitir mi sabia, consideré insensato procrear. En tiempo presente es así al cien por cien. Ni tengo con quién ni intención de encargar nada a París.
  • diréis de mí que soy un viejo verde y cascarrabias. Vale, viejo no. Verde, algo, cada vez más. Pero cascarrabias, hay gente que me lo recuerda en cuanto puede y eso que soy “súpermajo”. Viejo verde me prometí a mí mismo que -de llegar- lo seré. Preparaos enfermeritas de los asilos (¡menudos  pellizcos!).
  • unos me llaman chaval, otros me dicen caballero. Nos pasa a todos, es por la edad. Éstas intermedias son jodidas, eh, para unos pareces un joven  para otros un “señor” (camarero, como me lo vuelvas a llamar te parto las gafas).

Por mi parte está; y creo que es suficiente.

Bueno… os añado el vídeoclip original. Es una delicia: creado con mucho gusto y guiños y pocos recursos (aparentes).

¡Hasta otra! Ciao.

Anuncios