Está recién acabada la temporada (para nosotros) y ya se van oyendo noticias y bulos. Vamos aintentar recomponer y -cómo no- dar nuestra opinión.

En primer lugar: ¿quiénes siguen? El comandante Aranzana tiene contrato, así que seguirá mandando (¿mejorando? ojalá). Perico Sala tiene renovación automática por jugar eliminatorias de ascenso. Francis Sánchez tiene un año más en Cáceres. Ermolinski, también, pero su futuro es incierto (o más que). Por último, afirman que Angulo Espinosa sigue: una gran noticia.

Mi opinión:

Sala puede ser un buen segundo base, por su carácter de gran defensor, y aún mejor si mejora su velocidad de juego en ataque y su capacidad de pase (nacer jugar a los demás).

Francis Sánchez ha demostrado de lo que es capaz, para bien y para mal. Y si se queda aportará. Debe mejorar (mucho) en defensa, sobre todo en actitud defensiva, como hizo en los playoffs. Eso sí, es caro.

Ermolinski: ¡menudo papelón! El entrenador se queda y la apuesta por este talentoso jugador… hace aguas. Habrá que ver si regresa a la ciudad o como ya se va oyendo buscarán una solución alternativa. (¡Una pena! A mí me parecía un jugador con mucha progresión si se le cuidaba).

Aranzana: mejoró a Hurtado (con mejor plantilla, claro), pero sigue sin gustarme. Agotó a los jugadore en el cuarto partido y eso resume parte de su modo de entender esto. Debe mejorar: no ir de “sabelotodo”, ser más abierto y dinámico y menos testarudo en sus planteamientos y formas.

Lucio Angulo: alma y cuerpo del equipo. Sin él esto sería otra “cosa” (muy mala). Se merece todo. Lucha, rebotea, explica, saca ventajas… y cuando hay que anotar lo hace. Indispensable e indiscutible. Dicen que ha renovado. Espero que sea verdad. Una curiosidad: ha mejorado su porcentaje en tiros de tres con la línea más lejos, después de adaptar su mecánica de lanzamiento a larga distancia (¡adaptación al poder!). Y se le ve en actividades de otro tipo por la ciudad: identificación, sí. (¡Maño, creemos en ti!).

Aún no se sabe (con opinión):

Xavi Forcada: un valor en alza que es ya un valor seguro. Ha demostrado que puede ser un jugador importante en la categoría o incluso ir más allá. Está en pleno crecimiento como baloncestista y no sabemos cuál es su techo. Nadie entiende cómo se ha llegado a final de temporada sin su renovación.

Drew Naymick: parece ser que el entrenador prefeire a alguien más experiementado para este puesto. De todos modos ha realizado una muy buena temporada, aunque perdiese protagonismo al final (con la llegada de Taggart). Creo que también tiene perfil y capacidad de mejora y que podría ser un jugador importante en LEB. Eso sí, esto conlleva trabajo específico con él (juego de espaldas al aro y algún fundamento defensivo), así que el entrenador tendría que ganarse el pan realmente (en lugar de pedir jugadores que serán más caros).

Shawn Taggart: gran progresión (cuando ha querido jugar; tardó unos partidos) y muy buenas facultades físicas y técnicas. Si fuese capaz de mejorar la defensa de las penetraciones de sus oponentes cuando arrancan lejos del aro, sería un jugador de referencia. Su cabeza le puede jugar malas pasadas, pero ha demostrado estar de sobras preparado para jugar con nosotros y en “la Oro”.

Carlos Cherry: está loco y no merece seguir sólo por eso. En todo caso sería una buena opción como segudo base (para eso ya está Perico Sala con contrato), jugando menos minutos y haciendo un trabajo más específico: con marcador a favor, aclarados… Su defensa ha sido nefasta durante el tiempo que ha jugado aquí. Su actitud, de Mesías salvador. Sus números, buenos si no miras porcentajes. Si un loco es muy bueno bien; si sólo es medio bueno, te hunde al equipo. (Y no hace equipo). Parece que el club piensa renovarle (porque la gente le aplaude).

Kaspar Berzins: bregador dentro de la pintura. No especialmente buen defensor. Muy buen tirador… Pero no es lo que quiere Gustavo Aranzana ni ha sido tan importante como esperábamos. Una pena su marcha, pensarán muchos, por el espectáculo que nos perderemos en la grada.

Gio Dedas: se irá a buscar más minutos y un rol más  importante. Un exterior con muy buen tiro acostumbrado a sumar más de diez puntos, que “sólo se le permita” hacer bloqlueos y pasar… Mal aprovechado (para abrir defensas) y con escaso lucimiento, por ello mismo. Si el equipo moviese mejor la pelota (en lugar de tanta individualidad) habría sido uno de los claros beneficiados. ¡Suerte!

Juan Sanguino: debe seguir porque es de aquí y porque da minutos de calidad, aunque no le dejen muchos. Con el vallisoletano ha jugado poco, pero todos recordamos grandes actuaciones suyas y momentos muy buenos (aquellos partidos en que la segunda unidad nos dio el encuentro lo hizo genial). La gente se identifica con él y ha ganado en actitud luchadora. ¡Ese Juan!

Álex González: no seguirá. Saldrá también en busca de minutos y oportunidades. No parece un gran base para la categoría, pero con más tiempo en juego podrá mostrar unas dotes que aquí ni se le han podido intuir.

Realidad y deseo. La verdad sobre los sueños. Opinión desde la tierra.

La crisis económica azota a todos los sectores y ámbitos de la sociedad y el deportivo no iba a ser menos. Teniendo en cuanta que gran parte del presupuesto de nuestro club de baloncesto depende de ayudas públicas (Junata de Extremadura y Ayuntamiento), parece evidente que estas asignaciones y, por tanto, la capacidad económica del club, se verán seriamente mermadas.

Así, afrontar el nuevo curso con la tentación de hacer un gran equipo más allá de nuestras posibilidades monetarias debería descartarse de plano cuanto antes. La ilusión es buena y positiva y debe ser algo que llegue a la grada y contagie a todos los estamentos del club. Sin embargo, precisamente los altos cargos del club no se deben dejar arrastrar por ésta, sino que su papel debe ser el de gestores (ahora contenidos) de nuestro equipo.

Debe confeccionarse un equipo que, sobre todo, mantenga la categoría y pueda luchar por las eliminatorias de ascenso, pero partiendo de la base de que no hay empresas privadas que sean grandes patrocinadores. Es decir, con los pies en el suelo.

Si bien Aranzana está pidiendo por esa boquita extracomunitarios de relumbrón o con mucha experiencia, por tanto, caros o muy caros, la medicina debe ser apostar por jugadores con buenas maneras y posibilidades de mejora (más asequibles) pero que aún no sean estrellas en LEB. De este modo, se debería empezar por atar a Naymick, quien ha mostrado ser válido para la categoría y quien, con un trabajo específico después de los entrenamientos grupales, puede llegar a ser una gran referencia interior. Me explico ya de manera clar: más trabajo y menos trabajo hecho; o más mejorar a lo que se tiene y así generar jugadores comprometidos y que pueden dejar dinero futuro en el club y menos traer jugadores cada año, como apuesta o muy confirmados y caros, que abandonen al final de cada temporada.

El otro caso más qeu evidente sería -como ya he dejado ver- Forcada. A este chico le firmas tres años. Trabajas algunos aspectos de su juego con él. Se sale -casi seguro- en ese tiempo y, con suerte, o te sitúa al equipo en puestos altos o tienes una oferta por él. Esto ayuda al club a la larga, pero implica mayor trabajo y explicarle muy bien al aficionado que no debe tener prisa y que está disfrutando de un proyecto a medio-largo plazo. Que después suena la flauta por casualidad y se asciende en dos o tres años : ¡tremendo! Pero genial sobre todo porque el club estará muy saneado, se habrá creado vínculo jugadores-club-afición y será todo el resultado de un proyecto bien llevado, con cabeza y con éxito.

Otra manera de construir un equipo competitivo pero más barato sería dejar el cuarto puesto de rotación en aleros y pívots vacante para canteranos, o -en el caso de los interiores- renovando “a la baja” a Sanguino. Esto posibilita también el crecimietno de jugadores jóvenes y no gastas parte importante del presupuesto en jugadores con pocos minutos, algo fácil de entender viendo el comportamiento a este respecto de Gustavo Aranzana a final de temporada. O ese dinero puede ser empleado si las prestaciones de algún jugador no son las esperadas (como también ocurrió este curso).

De una u otra manera habrá que apretarse el cinturón. Ojalá la afición siga bien o se incremente en número y podamos ayudar un poco más en lo económico.

¡Suerte, Cáceres! (web del club).

¡Ánimo, afición!

Anuncios