¿Hasta dónde pueden llegar los políticos a abusar de su pueblo? ¿Cuánto aguanta un pueblo que “le estiren la goma”? ¿Cuánto tiemipo pasará hasta que se produzca una respuesta social?

Desde que nuestro gobierno bajó el sueldo a quienes cobrasen del Estado (o de alguno de “los estados”: CC.AA.) y se aplicó una subida del IVA (que todo lo grava) sin que hubiese una RESPUESTA PÚBLICA por parte de los ciudadanos (más conocidos como manifestantes de barra y copa; gracias Enrique Ortiz), es evidente que en nuestro querido país mediterráneo todo es posible pues los habitantes estamos más que aplatanados, totalmente adormilados.

Como algunas veces he oído y yo mismo me harto de afirmar: “Mientras la gente pueda seguir tomándose una caña de vez en cuando, aquí no pasará nada” (y ahora añado), auque no tenga ni pa cargar el coche con combustible (que lo importante es el terraceo, y para mí el primero, que conste).

Todo esto viene a cuentas de que un ministro (bien por las minúsculas) al que no haré publicidad apuntó que se subirán (más)) los impuestos. Puede ser para asustar y que después las cifras sean menos; un globo sonda para después congratularse de no haberlo llevado a cabao; un ardid… Puede ser de todo, pero lo preocupante es lo apuntado antes: la falta de movimiento entre NOSOTROS, los españoles y población española. Y otro asunto preocupante es que en cuanto se han subido IVA y bajado los sueldos públicos se retomarán obras (algunas innecesarias, como tantas; y que harían pensar en que andamos bien de pasta) y, sin embargo, nos vuelven o volverán a pasar a navaja nuestro dinero.

Todo de lo más curioso, ¡oiga!

Si para los políticos sería necesaria la guillotina, para la población qué, ¿la bomba atómica?

Anuncios