Como los habituales habréis notado, las últimas semanas no han sido muy fructíferas en cuanto a artículos nuevos en esta bitácora. Las razones son varias, y entre ellas se cuelan las circunstanciales y las propias decisiones.
Tras muchos meses dedicándole bastante tiempo a este proyecto, llega la hora de afrontar nuevos retos, nuevas aventuras. Esta sería la decisión de la que hablaba.
Y ahora llega lo circunstancial, es decir, aquello que uno no elige ni pretende elegir, sino que la realidad le va imponiendo. Los cambios en mi trabajo, al que habré de dedicarle más tiempo y energía. Las citas ineludibles: deportivas (Mundial de Baloncesto), sociales (despedidas de amigos, bienvenidas, aniversarios…), culturales (¡qué poquitas últimamente!) también consumen parte de mi ocio, aunque con gusto.
Y, por último, no sólo los proyectos que parten de mí mismo, mis propias ideas, sino algunos para los que se me ha pedido ayuda y en los que participaré, convierten la posibilidad de mantener el tiempo y la energía empleada en “puntasconresaka” en algo imposible.
Esto no es una despedida, ni quiere decir que se haya acabado. Muy al contrario, el verano resultó muy fructífero en ideas y sigo teniendo “borradores” a medias para publicar. No me olvido de  “promesas” tales como acercaros Dublín desde mi corta experiencia, o haceros disfrutar con imágenes tomadas por mi cámara en Eslovenia o Venecia. Tampoco faltaban nuevas ideas en lo deportivo, y con nueva óptica. O las ganas de acercaros algunos reflexiones de otros a través de pequeñas lecturas, sin olvidarme de las propias.

Por tanto, seguiré en la brecha, pero de una manera más “ordenada” y menos numerosa en cuanto publicaciones se refiere. Espero que sepáis comprenderme, pues todos entendemos que hay que seguir hacia delante, yendo más allá o tratando de enriquecernos, por lo que debo de ponerme las pilas en otros aspectos y aprovechar las oportunidades que se me brindan.

Un gran abrazo,

ISRAel

Anuncios