Sí, “domingo movido”.

Pensaba yo -inocente de mí- rendir un homenaje a nuestra selección de balonmano (unos auténticos héroes) hoy mismo. Y no por nada sino porque yo tal vez también sea algo resultadista. Sin embargo, se ha cruzado en mi camino una maravillosa reflexión a cerca de los derechos de autor. Consultando mi feizbuk (el anticristo del nuevo siglo) he tenido la fortuna de encontrarme con un artículo de la bitácora de un científico que pone en su sitio a aquellos artistas que tratan de abusar de las economías domésticas de los españoles mediante el cobro de cánones. Y, para ser exactos y con el ánimo de faltar (yo, no el autor), se refiere al estadounidense Alejandro Sanz.

Así que, por el interés general (no sólo aplicable al fútbol o soccer) enlazo y recomiendo totalmente las magníficas líneas del científico:

Primero una “intro” en extractos y aquí mismo el enlace:

“(…) Cuando consigo que mi trabajo funcione, tras muchísimas horas de laboratorio, intento publicar mis resultados. ¿Sabes lo que pasa cuando lo hago? Que la revista se queda con todos mis derechos de autor. CON TODOS. Si quiero, no sé, poner una figura de mi trabajo en algún otro formato, tengo que pedir permiso. Por mi figura. Por mi trabajo. Y te hablo de figuras en blanco y negro. En color no podemos pagarlas.

¿Sabes por qué? Porque PAGO POR PUBLICAR. Sí, en serio, lo hacemos. Mi laboratorio tiene que pagar para poder difundir los avances científicos que puedan curar a esos niños o a sus padres en el futuro. PAGO POR PUBLICAR y tengo que pedir permiso (…).

Y refiriéndose directamente al cantante afincado en Miami : “Entiendo que quieras que te paguen por tu trabajo. O que defiendas tu caché en los escenarios.Y supongo que debes negociar lo que te paga una discográfica por grabar un nuevo disco. Pero cobrar también impuestos sobre los CD´s , discos duros, lo-que-sea que la S.G.A.E quiera inventar para sangrar al ciudadano medio, perdóname muy mucho, pero yo, lo veo excesivo. Intentar lanzar una ley que te permita cobrar más de lo que te toca porque la industria que a ti te trata bien se está muriendo, lo siento, pero no. Limitar las libertades individuales para maximizar vuestro beneficio no es justo”.

Y sigue más allá. No os quedéis con esto, leedlo completo si no lo habéis hecho ya y buscad más información (si os parece) sobre por qué en este país libre y democrático se nos cobran tasas abusivas por absurdeces como ésta o como lo del cambio de electrodoméstico.


Salud y BRONCE…

Ahora el merecido tributo a los jugadores de Valero Rivera (Noticia y video-resumen de la victoria si pinchas).

En nuestro país, donde sólo hay lugar para el fútbol en la mayor parte de los informativos, estamos en continua deuda con deportistas como éstos que nos han bañado hoy en bronce. Nuestra selección de balonmano es una de las eternas olvidadas del panorama deportivo español. Y, sin embargo, lleva años luchando por puestos meritorios y ganando medallas para el deleite de quienes aman este deporte (entre quienes no me encuentro). Esta misma tarde, aunque creo que ya hemos cambiado de día/fecha, nos han mostrado su poderío, sus ganas, su calidad como equipo y su buen hacer con un pequeño balón alzándose con la victoria ante la fuerte anfitriona: Suecia. Y no sin dificultad: el partido se había puesto cuesta arriba (18 – 13, tal vez) y España le ha endosado un parcial de seis a cero a los suecos mediante robos de balón, contraataques y juego más alegre y acertado en ataque junto con una soberbia defensa. De ahí en adelante, nuestros muchachos han sabido jugar con el marcador y mantener la renta justa (un único gol) para traerse un metal a casa. El de bronce.

Y tienen sitio aquí, en mi casa, por la razón primera de su mérito deportivo y,  en segundo lugar, por ser uno de los deportes maltratados por los medios de comunicación españoles (en sus espacios de información deportiva) y olvidados por la mayuoría de la población. Hacer justicia nos compete a todos. Y en este caso no supone gran esfuerzo. 

Gracias por hacernos sentir grandes. Vosotros lo sois. Y lo seríais incluso sin medalla.

¡Salud, deporte y justicia!


Anuncios