En nuestro país, todos a engordar sus cuentas. No se sabe si por ganas de no trabajar o porque su talento -en caso de tenerlo- ya se les agotó, pero aquí los autodenominados artistas, no sueltan nada gratis. O, al menos, la mayoría.

Muy al contrario, el escritor británico John Le Carré ha donado su obra, los originales de la misma, para su estudio y uso gratuito. Y este J.L.C. no es que sea un desconocido que trata de hacerse sitio. Ni mucho menos. Es un autor reconocido, y varias de sus novelas han sido adaptadas al lenguaje cinematográfico. Tal vez la más conocida “El jardinero fiel” (“The constant gardener“), que criticaba las prácticas de las farmacéuticas en África. En novela y película se acusa a éstas de prácticas nada solidarias, contra la salud de los enfermos y de investigación con humanos: casi nada.

Y tal vez ésa sea la diferencia principal, que Le Carré lleva años poniendo el dedo en la llaga, criticando al sistema y sus injusticias, ahondando en lo mal hecho en nuestra sociedad, no intentando nutrirse una y otra vez de sus pestilencias. Un autor que además de escribir, cree en aquello que escribe y lo comparte con los demás llegado el momento.

Aprendan “artistas”. Trabajar dá resultado si hay talento y ganas.

Anuncios