You are currently browsing the monthly archive for junio 2011.

Aunque la dictadura de los mercados y la banca lleva tiempo instalada entre nosotros y últimamente se nos ha rebelado más que evidente, no es de ella de la que quiero hablar. Quiero centrarme en otros tipos de DICTADURA y, en primer lugar, en la que me dio la idea para este artículo y la que más me duele: las imposiciones a los pueblos europeos.

¡Cómo no, hablo sobre todo de Grecia! Y de cómo se les ha condenado a ser pobres, el que podía haber sido el título de estas líneas si no fuera porque incluye otros modos de mando autoritario (y sin consulta a los ciudadanos) más. Pero no quiero olvidarme de los portugueses, quienes  ya siguen ese mismo camino, y con quienes también comparto alguna complicidad (musical y melancólica), aunque no lo sepan.

En materia: todo pueblo es soberano y, viviendo en democracia, cuenta con unos representantes, sus gestores o gobernantes, que deben tomar las mejores decisiones para todos. Sin embargo, en nuestro continente se ha creado una macroesrturcuta la UE o EU, según el idioma que hables. Y, ¿a qué se dedica esta macroestructura? Aún no me he enterado muy bien, pero -por lo visto en los últimos meses- a imponer sus opiniones o “recetas mágicas”. Y todo ello, por encima de la opnión de habitantes de los países, de sus representantes o políticos y de todo lo que haga falta, porque mandan ellos, los de la UE, los del despotismo ilustrado, y punto, chaval.

Grecia, Portugal y otros países lo estamos pasando mal, y qué hace la EU, dar recetas buenísimas que ellos no deben aplicar. Recordemos que los principales inventores de estos medicamentos están siendo los gobernantes alemanes (¿Ecoli?) y los franceses, quienes -ni de casualidad- aplicarían esto en sus tierras, pues se les echaría el pueblo encima. Pero mientras sea en otro sitio… ¿Véis por dónde empieza a ir esto, aunque me esté enrollando? Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Hace ya unos años, pocos, que empecé esta aventura de “blogear” o escribir lo segundo que se me ocurre. Entonces, empezando de una manera muy crítica que se ha mantenido, publiqué el artículo: “¿Cuándo volveré a creer en los políticos?“. Y creo que precisamente  es hora de recuperar esas reflexiones para todos aquéllos/as que se han incorporado tarde a la lectura de esta bitácora. O que de repente os lo encontráis.

Espero que os guste…

¿Cuándo volveré a creer en los políticos? (suponiendo que alguna vez lo haya hecho). No sé…

Tal vez si dejasen de hacer oposición trasnochada, es decir, si apoyasen lo que es mejor para nuestro país venga la propuesta de donde venga. Vamos, que si el partido contrario tiene una buena idea o quiere adoptar una medida que parece positiva y que posiblemente acabará con el problema para la que se crea, se le apoye y se apruebe esa idea. Dicho de otro modo, que los ciudadanos y nuestros problemas sean más importantes que “darse por culo unos a otros” o querer sacar dos votos más de los votantes retrógrados (sean del color que sean, que en todas las familias los hay).

Tal vez si aprovechasen para bajarse los sueldos de vez en cuando y, especialmente, cuando hay gente que lo pasa mal mes tras mes porque no le da ni para vivir con dignidad.

Tal vez si tratasen de poner por delante a los ciudadanos que les han hecho el favor de nombrarlos como representantes en lugar de mirar por las microempresas y multinacionales, pues… Si es fácil. Vamos a ver, tú multinacional del sector de la alimentación, o pagas más por el kilo de tomate al productor o lo vendes más barato en tus mercados y tiendas. Que eso se llama entrometerse en un mercado “libre”, pues sí, ¿y? Lo importante es que la gente pueda comprar tomates a un precio más moderado y real y que a los productores les merezca la pena cultivarlos (no vamos a ser sólo el lugar de vacaciones del resto de europeos; además el ladrillo de los hoteles no es comestible). Y así con todo aquello en que sacan demasiado tajada las grandes empresas, pues casi todas ellas además pertenecen a personas que ni siquiera viven en España, con lo que el beneficio final se va fuera.”

El resto, os lo enlazo…

Luchemos para que se responsabilicen de sus actos y mejoren su gestión,  penosa y muy intencionada. ¡Ánimo!

Bueno, un hombre puede cambiar un código por otro, pero no puede eliminar el hábito de la obediencia, ¿sabes?” (Ken Follet en “Papel Moneda“).

Esta frase ha sido rescatada de una conversación entre un empleado de banca que ha ordenado un cheque millonario sin fondos y un amigo. Quien delinque, el primero, intenta explicarle al segundo que sabía que no debía hacerlo, que sabía que era negativo, ilegal e incluso peligroso. Sin embargo, su hábito de obedecer al superior (en este caso su director de banco), le ha llevado a realizar esa acción. Una acción que podría costarle muy caro: su empleo como poco.

Y la pregunta es: ¿realmente somos así?; ¿aceptamos normalmente las órdenes porque nuestra educaicón nos empuja a ello?; ¿cuándo nos rebelamos ante ellas? Lee el resto de esta entrada »

Con una frase tan poco apropiada como ésta: “(…) que se lo guisen y se lo coman” doy inicio a este pequeño y revelador artículo.

Ahora la explicación. Todos somos muy buenos, educados y bien-quedados mientras todo nos va bien, la suerte nos sonríe y la victoria nos acompaña. En realidad todos no, pero la mayoría sí consigue actuar con esas buenas hechuras y correctas expresiones. Desgraciadamente, todo cambia cuando es la derrota, la decepción o lo desafortunado lo que nos acompaña. Y más, si estamos acostumbrados a lo contrario: éxito y victorias. Y nos volvemos maleducados, berrincheros e infantiles en nuestras actitudes. A parte de los claros ejemplos deportivos, ahondemos en el inicio de este “post”, que es lo que me ha recordado esta reflexión… Lee el resto de esta entrada »

“Busca en tu interior. Hay un rincón al que la bilis de la vida política y el tedio de la vida diaria no ha podido llegar. Es etéreo y sin forma definida, pero podrás localizarlo por su efervescencia. Cuando lo encuentres, sonríe”.

Con esta sabia reflexión acaba un artículo simple y directo escrito por Natalia Martín Cantero, quien en realidad toma las magníficas palabras anteriores de Tilomilo, un “fotógrafo”, por explicarme fácilmente.

Lee el resto de esta entrada »

Cada día hay más gente que trat de informarse con veracidad. Incluso personas hay que ven, escuchan, leen distintos medios para poder comparar noticias y hacerse una idea lo más realista posible. Pero, realmente, ¿podemos informarnos de una manera veraz? ¿Cabe la posibilidad de saber la verdad? Para mí hace tiempo que son preguntas retóricas. Explicaré porqué… Lee el resto de esta entrada »

LICENCIA General de esta bitácora

La Licencia mostrada a continuación es la que se aplicará por defecto y a toda la bitácora en general, a menos que en el artículo o categoría correspondiente aparezca otra licencia que sustituya a ésta. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Por el respeto y el buen uso de NUESTRO IDIOMA

ESTAMOS ASOCIADOS CON…