Cada día hay más gente que trat de informarse con veracidad. Incluso personas hay que ven, escuchan, leen distintos medios para poder comparar noticias y hacerse una idea lo más realista posible. Pero, realmente, ¿podemos informarnos de una manera veraz? ¿Cabe la posibilidad de saber la verdad? Para mí hace tiempo que son preguntas retóricas. Explicaré porqué…

Los medios pertenecen a otras macroempresas que tratan de gestionar -según sus intereses- la información. Por eso todos sabemos la que hay liada entre Palestina e Israel desde hace años y nadie sabe toda la multitud de guerras que hay abiertas por el mundo, por ejemplo. Os recuerdo que muchas de las grandes riquezas mundiales tienen apellido judío.

Los dueños de estas grandes empresas mundiales tratan de formar la opinión de la sociedad, evidentemente, acorde con lo que a ellos les beneficia, y como tienen el poder de los medios y “comprados” a los políticos…. dos más dos… A ver…

Entre estas macroempresas se encuentran -por supuesto- bancos y multinacionales. En los primeros los partidos políticos consiguen buena parte de su financiación de campañas y las segundas, que en realidad forman parte del mismo tejido, son las que nos gobiernan. De ahí que ante una amenaza común, como lo ha sido el movimiento por una democracia más participativa y una sociedad más justa llamado “15-M”, todos los medios sin excepción se rasgaran las vestiduras durante los primeros días afirmando verdaderas barbaridades, faltando al respeto a quienes se congregaban y echando cuanta mierda eran capaces de acumular en sus negras bocas. Después, al comprobrar su fuerza y repercusión (además de las versiones dadas en el extranjero), plegaron alas y trataron de mostrar una cara más real. Los políticos, algunos, han intentado aprovechar esta notoriedad del movimiento para acercarse a tantísimos votos como suponen o suponemos. Demasiado tarde, amigo.

¿Y no es cierto que la mayoría de las reivindicaciones, incluso las ilusorias o utópicas,  no son las que todos o la mayoría tenemos en la cabeza y que incluso algunos políticos han defendido en ocasiones?

Nadie sabe qué pasará con esta revolución pacífica (que lo es), pero sí que para saberlo habremos de estar al lado observando, porque la verdad no va a salir en ningún medio de comunicación.

Un abrazo y a vivir, que son dos tías.

Ah, como muestra un botón:

O dos…

O más…