“Busca en tu interior. Hay un rincón al que la bilis de la vida política y el tedio de la vida diaria no ha podido llegar. Es etéreo y sin forma definida, pero podrás localizarlo por su efervescencia. Cuando lo encuentres, sonríe”.

Con esta sabia reflexión acaba un artículo simple y directo escrito por Natalia Martín Cantero, quien en realidad toma las magníficas palabras anteriores de Tilomilo, un “fotógrafo”, por explicarme fácilmente.

Todos tenemos ese pedazo de nuestro ser aún sin contaminar. La mayoría del tiempo no le prestamos atención y sólo nos ocupamos de lo “urgente del momento” o las apetencias sociales, tonterías del momento o pérdidas de tiempo habituales. Recuperemos ese espacio. Recuperemos esa inocencia a la hora de mirar alrededor y, aún más importante, a nosotros mismos. Puede que no sólo no nos guste lo que vemos, si no que además no consigamos entenderlo.

Abrazos y ánimo.

Malos tiempos para “los buenos”.

Anuncios