Con una frase tan poco apropiada como ésta: “(…) que se lo guisen y se lo coman” doy inicio a este pequeño y revelador artículo.

Ahora la explicación. Todos somos muy buenos, educados y bien-quedados mientras todo nos va bien, la suerte nos sonríe y la victoria nos acompaña. En realidad todos no, pero la mayoría sí consigue actuar con esas buenas hechuras y correctas expresiones. Desgraciadamente, todo cambia cuando es la derrota, la decepción o lo desafortunado lo que nos acompaña. Y más, si estamos acostumbrados a lo contrario: éxito y victorias. Y nos volvemos maleducados, berrincheros e infantiles en nuestras actitudes. A parte de los claros ejemplos deportivos, ahondemos en el inicio de este “post”, que es lo que me ha recordado esta reflexión…Aunque pareciese una verdad muy evidente ha quedado más que revelado por una persona (y personaje mediático) del que muchos no esperábamos tal reacción. El hasta ahora presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se ha desenmascarado con unas declaraciones en que “amenazaba” a IU (Inzquierda Unida) por su no apoyo (¡atentos!) a PP (Partido Popular). IU decidió en Extremadura no dar su brazo ni a “populares” ni a “socialistas” (ni unos son tan populares ni a otros les queda suficiente de socialistas), lo que ha devenido en que sean los primeros -al obtener más votos- quienes gobiernen. Lo he aclarado aunque supongo que todo lector/a lo sabrá de antemano (para despistados).

¡Da tanta pena reconocer estas actitudes o cambio de actitud en el ser humano! Es tan denunciable este sólo saber estar cuando el viento sopla a favor. Los políticos, y en este caso para mi desgracia uno de mi tierra, se empeñan en dar malas lecciones y seguir mostrando lo más bajo que se esconde en el ser humano. A Vara tal vez le haya podido la soberbia. Tal vez siempre ha sido así, pero no había tenido que mostrarlo o mostrarse. Nunca sabremos si una u otra, pero que ha salido perdiendo, está claro. Quizá a partir de ahora haya que llamarle “el Guille de la Vara”, pues esa es la altura a que ha quedado relegado.

Desgraciadamente, no he podido encontrar un clip con sus declaraciones, así que os dejo el análisis realizado desde una “web” (no sin sorpresa), por el cambio de actitud del bonachón de Vara.

También dejo un video de la noticia en que no aparecen las palabras a las que me refería, pero que tratan el caso. Con lo fácil que ha sido verlas y escucharlas en todos los informativos y que ahora no consiga encontrarlas (curioso).

Algún día incluso tal vez muerdan el polvo esos que siempre han sabido mantener compostura y serenidad. O tal vez nuestra sociedad y cada uno de sus miembros, cambie y camine hacia mejor. Mientras tanto, este tipo de sorpresas seguirán llegándonos. Una pena. Aunque no le lleguen ni a la altura del zapato a personajes como Jose Mourinho, quien no sabe estar ni en la victoria (de todo tiene que haber).

(Si alguien encontrase las declaraciones en formato audio o audiovisual, por favor, añádelas en “comentarios”).

Anuncios