Aunque la dictadura de los mercados y la banca lleva tiempo instalada entre nosotros y últimamente se nos ha rebelado más que evidente, no es de ella de la que quiero hablar. Quiero centrarme en otros tipos de DICTADURA y, en primer lugar, en la que me dio la idea para este artículo y la que más me duele: las imposiciones a los pueblos europeos.

¡Cómo no, hablo sobre todo de Grecia! Y de cómo se les ha condenado a ser pobres, el que podía haber sido el título de estas líneas si no fuera porque incluye otros modos de mando autoritario (y sin consulta a los ciudadanos) más. Pero no quiero olvidarme de los portugueses, quienes  ya siguen ese mismo camino, y con quienes también comparto alguna complicidad (musical y melancólica), aunque no lo sepan.

En materia: todo pueblo es soberano y, viviendo en democracia, cuenta con unos representantes, sus gestores o gobernantes, que deben tomar las mejores decisiones para todos. Sin embargo, en nuestro continente se ha creado una macroesrturcuta la UE o EU, según el idioma que hables. Y, ¿a qué se dedica esta macroestructura? Aún no me he enterado muy bien, pero -por lo visto en los últimos meses- a imponer sus opiniones o “recetas mágicas”. Y todo ello, por encima de la opnión de habitantes de los países, de sus representantes o políticos y de todo lo que haga falta, porque mandan ellos, los de la UE, los del despotismo ilustrado, y punto, chaval.

Grecia, Portugal y otros países lo estamos pasando mal, y qué hace la EU, dar recetas buenísimas que ellos no deben aplicar. Recordemos que los principales inventores de estos medicamentos están siendo los gobernantes alemanes (¿Ecoli?) y los franceses, quienes -ni de casualidad- aplicarían esto en sus tierras, pues se les echaría el pueblo encima. Pero mientras sea en otro sitio… ¿Véis por dónde empieza a ir esto, aunque me esté enrollando?

Al amigo Papandreu (pésimo gestor me temo) y a Portugal se les han concedido unas ayudas. En el caso de los helenos no recuerdo ni siquiera si se les impuso o la “eligieron” ellos. Sin embargo, para poder seguir reciebiendo las mismas, se les obliga a unos sacrificios tremendos por parte de sus pobladores, de sus habitantes, de personas, ¡coño! Recortes enormes, funcionarios despedidos, sanidad y educación comprometidas, ¿infraestrcuturas? jajaj…, nuevos impuestos, mayores impuestos y véte a saber tú. Y, repito, se les obliga a ello, no se les concede y se les permite su libre gestión o se les aconseja o sugiere algo.

No voy a pasar a valorar qué opino sobre bajadas de sueldos masiva, nuevos impuestos y demás (y no es por falta de ganas), sólo voy a comentar que por mucho que te bajen el sueldo, el banco te va cobrar hipoteca, tarjetas y demás seguro, y que el Estado, sacro Estado, también te piensa cobrar su parte del pastel: impuestos. ¿Quién pierde? El resto: todos, ciudadanos, comerciantes, consumo.

Y aquí viene el quid de la cuestión griega: Francia y Alemania tienen bancos en Grecia, de ahí la preocupación y las obligaciones casi inhumanas impuestas a este maravilloso pueblo al que debemos nuestras raíces culturales. Y, esos bancos (supongo que responsables en parte de la actual crisis internacional) quieren seguir degustando su pastel.

¿Porqué Giorgos Papandreu no se ha negado? ¿Por qué les sigue el juego? No sabemos: miedo, mucho miedo, tal vez. A mí, personalmente me habría gustado que les dijera a los listos de más arriba: ¡Ok, no nos inyectéis la parte del “rescate” correspondiente, pero quienes pueden ir a la quiebra son vuestros bancos y sus inversiones en mi país! A ver cómo habrían respondido sus socios y amigos ricos.

Sueños a parte, ¿por qué Condenados a ser Pobres? Por algo simple, los intereses sobre esta deuda contraída son enormes, abusivos me temo, y eso hará que los país “rescatados”, perdón, raptados económicamente por la UE no vayan a poder devolver estas deudas fácilmente, con lo que se compromete su futuro. Y más teniendo en cuenta la gran gestión económica de sus gobernantes, quienes precisamente (no tanto en Portugal: cambio de gobierno) les han llevado a esta situación.

Otros casos de dictadura actual:

No llevar el pecho al descubierto en Barcelona. Se supone que nuestra sociedad abierta, plural y moderna debe tender hacia la naturalidad. El cuerpo humano es algo natural, de hecho creo que ya nacemos con él, creo. Es evidente que mostrar aquellas partes que puedan tener una connotación sexual o alterar las miradas de los otros no debería permitirse, pero ¿el torso desnudooooo de un hombre? Sí, desnudo, ¡madre mía, qué pecado! Bueno, lo dicho, me parece una mojigatería, una estrechez de miras y una vuelta al pasado más amargo y gris de nuestro país. Por cierto, ¿no os parece curioso que los movimientos liberalizadores de las regiones se parezcan cada vez más al autoritarismo contra el que decían combatir? Ahí dejo eso.

– El intento de imponer la “doctrina de partido” a IU en Extremadura (ya comentado aquí) por encima de la opinón de sus afiliados. ¿Queréis que busquemos el significado de adoctrinar? Lo democrático, y escúchenme bien diestros y zurdos españoles, es que -tomando como ejemplo la situación en que va a quedar Extremadura- el PP formule sus propuestas. El resto de partidos (PSOE, IU y los que hubiera o hubiese) votasen a favor o en contra dependiendo de si están de acuerdo en que es lo mejor o positivo para la mayoría de los extremeños; y nada más. Como además, IU es un partido con planteamientos muy distintos a los del PP, se supone que haría de vigilante y todo sería muy correcto y democrático. ¿Se ha entendido?

¡Ánimos para la gente de la Plaza Syntagma!

Y, ahora, a seguir trabajando.

Participad y dad toda la caña que gustéis, gente, que te quedas bien, de verdad os lo digo.

 

Como postdata y propina os dejo dos canciones griegas que resumen lo que tal vez pueda necesitar el pueblo heleno: por un lado sosiego y tranquilidad; por otro fuerza. Protopsalti y Arvanitaki…

 

¡Música para la libertad!

Anuncios