He tenido la suerte de encontrarme con el artículo de un angituo profesor que explica muy sucintamente la labor del sector docente y su implicación. Desmonta muy fácilmente las palabras malintencionadas de la señora Esperanza Aguirre, a la que yo -personalmente- colocaba a dar clase de inmediato.

Para quien quiera leerlo, aquí os lo enlazo. “De por qué abandoné la enseñanza pública“. Además, el artículo incluye el “Panfleto antipedagógico“, el cual coloca en tela de juicio muchas de las prácticas habituales “patrocinadas” desde la LOGSE.

Por cierto, por si se diera el caso de que alguien aún no lo supiera, me dedico a la docencia y todo eso de que “llena mucho”, “la sonrisa de un niño…”, y un montón de tópicos más, no son suficientes para serguir adelante cuando se te hace muy cuesta arriba realizar tu trabajo.

 

Un abrazo.

Anuncios