Hoy os dejo la preciosa canción que titula el artículo. Este clasicazo de The Beatles escrito por George Harrison en el 69 (comprobar e informarse más). Y de postre o como delicatessen, la versión genial de Nina Simone, una grande de esto de la canción. Espero que disfrutéis ambas y que  algunos rayitos de sol sigan llegando a vuestra piel ahora que ya ha llegado el otoño.

La propina…

Os enlazo la letra de la canción.

¡Viva la música!

Abrazos.

Anuncios