Algunos son muy optimistas, yo no tanto, por eso trato de disfrutar de estos momentos mágicos durante el mayor tiempo posible y cada vez que se presenta la ocasión.

De dónde viene mi no tan alto optimismo, de la realidad vista con perspectiva. ¿A qué me refiero? Me refiero a que después de los Juegos Olímpicos de Londres (como muchos suponemos) Pau Gasol y Juan Carlos Navarro abandonarán nuestra selección de baloncesto. Y, como afirma Trecet, el “cuatro (4) y el “siete” (7) son la clave de todo esto. Y no sólo porque sean los líderes en anotación (y rebotes, asistencias) del equipo, sino porque lo son espiritualmente y mucho más.

¿Por qué opino que éstas “bajas” serán tan transcendentales para el equipo Ñ? Por razonas tan simples como que los que vienen detrás, siendo grandes jugadores tanto técnica como físicamente, no parecen tener la mentalidad o fuerza mental de sus predecesores. Y no me refiero a los que vendrán como las generaciones posteriores, sino a los que ya están y deben dar un paso al frente. Jugadores como Rudy, Claver, Ibaka, Llull

¡Qué queréis que os diga, pero no veo a ninguno de ellos dando un recital en semifinales o cargando con el equipo en los momentos importantes! Al menos, de momento. Puede que sí, que Rodolfo Fernández “se haga un nombre” una vez Navarro se retire de la Ñ. De hecho, cuando el de Sant Feliú no luce, el canterano de los verdinegros suele hacer mejores partidos. Como yo comento en broma con mis amigos, Rudy todos los días reza para que Juan Carlos deje esto y así poder “promocionar” a protagonista de esta inolvidable selección. Y ojalá suceda; ojalá R.F. crezca con la retirada de Juan Carlos. Y ojalá también, Marc nos dé lo que ya nos da Pau, pero no es posible. Son distintos y, aun así, nos faltaría otro Marc. O no. Porque…

Mi esperanza está en la generación que no ha jugado, no ha coincidido -aún- con la actual. Me refiero a Mirotic, Franch, Abrines, Jaime Fernández y otros. Creo que Nikola Mirotic, y más si podemos “alinearlo” o convocarlo junto con Sergei Ibaka, puede ser ese pívot que juege dentro y fuera, que dé ese plus que perderemos y que enriquezca el juego. Observándole en su triunfal campeonato, ma pareció un gran jugador, con grandes movimientos, bote, pase, tiro (eso ya lo sabíamos) y condiciones. Espero grandes aportaciones de él. Y de Josep Franch, tal vez el próximo base titular de nuestra eñe cuando Calderón ya no esté, o su mejor suplente, por encima de Ricky. Me recuerda a Raül López mucho:en su dirección, tempo, lanzamientos… Después llegarán Abrines, Fernández y muchos otros, pero mi apuesta es por estos dos y -sí, por dios- Rudy y alqunos de los que están. Incluso todos los que son jóvenes, si maduran bastante y aportan de veras (¡eh, loca Llull!).

Hay futuro, sí, pero las casualidades han de darse y -además- no sólo depende de los nuestros, pues el resto de selecciones también juega. Con presente y futuro. Éste es mi diagnóstico. Nada más. Será muy difícil, irrepetible, pero si hilvanamos bien nuestyras opciones y nuestros jugadores crecen… ¡¡quién sabe!!

Antes de despedirme… los postres:

Bueno, y para vuestro deleite os enlazo un montón de artículos sobre la selección, sus componentes, su… ¡Que os aproveche!

  1. ¿Quiénes son y cuál fue su labor?
  2. Así fue la final.
  3. La Leyenda…
  4. Resumen de la prensa extranjera.
  5. El Orgullo de Sergio Scariolo.
  6. Nuevo objetivo ya en la cabeza (Calderón).

Y artículos propios sobre esta gente que tanto amo.

Y para acabar, un toque musical, porque sin ellos no somos nada…

¡Amos, maaaaña!

Porque la vida puede ser maravillosa

… a pesar de los que faltarán:

Anuncios