Hola, gente.

Hoy. Hoy es uno de esos días en que todo se empeña en salir mal. ¿Todo? Sí, eso parece.

Mi intención, intenciones, para esta mañana eran: comprar comida, ir al gimnasio y escribir una entrada en esta bitácora. Después, comer y echarme un rato antes de ir al trabajo.

La realidad; otra.

Para empezar, en cuanto me he levantado ya he podido advertir que no tenía agua corriente. Al tirar de la cadena previa micción, ha sido evidente que sólo era un hilillo de agua el que se arrojaba cuesta abajo en el inodoro.

Bueno, no pasa nada. O no mucho, pues como pensaba ir al gimnasio, me ducho allí después de hacer el paripé y solucionado.

Desayunando he tenido la lucidez de enganchar “euronews” (en el canal cateto de aquí; uno de esos que tanto dinero nos cuesta a los contribuyentes) y he acertado: han informado de que los países balcánicos que formaron Yugoslavia han fundado un Foro para los Refugiados común. Todo un logro teniendo en cuenta la tensión en la zona, que aún dura tras la Guerra de los Balcanes. La verdad es que me había parecido la noticia positiva del día, y me he puesto a escribírosla aquí. Pero… pero, pero, pero… la mañana tenía otros planes para mí. Porque mi espíritu de “mucho-abarca-y-poco-aprieta” me ha llevado a simultanear la composición del artículo con la creación de un nuevo blog; en este caso para la biblioteca del centro. Así que… al acabar de “montar” la bitácora bibliotequera y cerrar sesión, las líneas sobre los refugiados han desaparecido en “puntas con resaka”. Nada, ni rastro, ni siquiera una de esas copias incompletas que se supone que “wordpress” genera cada poco. ¡Me he cagado en todo, claro!

Más mosca que mosquito, me he vestido convenientemente y me he acercado con mi coche a por la compra. ¡¡Jajajajajajaja..!! Eso me ha costado un rato. Unas pocas de vueltas contaminando hasta encontrar un aparcamiento más bien lejano. Bueno, al menos esto ha salido: tengo carne para toda esta semana, y la siguiente si me pongo.

Vuelta al hogar. Y preparar la mochila “pal” gimanasio. Me ha llevado un ratillo, por la falta de costumbre y por ir simultaneándolo con otras tareas más hogareñas. Finalmente, al coche otra vez y a hacer ejercicio (¡espaldita déjame ya en paz!). ¡Jajajajajaja..! Llegar, no sé si decir que he llegado o no. Obras en el centro. Y al llegar… El aparcamiento ocupado al completo, sí. El de La Ciudad Deportiva y el Hospital. Me he dado una vuelta por las cercanías y nada. Otra por el “parkin”, tampoco. Pa casa, chaval. Tras esta operación abortada…

He vuelto al hogar. Voy a limpiar, me digo. Y mis tuberías me han corregido al rato: “será a barrer y quitar el polvo”, porque a fregar…”. Sin agua.

Por cierto, lleva unas tres semanas el ascensor averiado. Tal vez por eso estoy casi en forma. Tres pisos y medio varias veces al día. Entrenar y jugar a balocnesto. Subir y bajar con la bici y pedalear un rato. Todo ayuda, viejo.

A ver cómo se da la tarde... parece que irá a mejor: el agua ha vuelto (parece, afirmo) y no tiene por qué ir a peor. ¿O sí?

Ya veremos. Lo que es evidente es que hay días que no. Lo hagas como lo hagas.

Abrazos.

Anuncios