Siguiendo las noticias es fácil que caigas en una depresión de esas de no levantarte hasta después de morir por ella y “resucites” siendo un zombi, algo muy de moda, por cierto. Pero también -en muy raras ocaciones- se encienden luces. Alguna persona comenta algo interesante, das con un programa que merece la pena 8echad un vistazo a la2 de vez en cuando) o reponen algo bueno (Oros, Copas…). Lo que pretendo compartir hoy pertenece al primer caso. Y éste su homenaje y la cola que ha traído, por así decirlo.

Estás tan tranqui en tu sofá heredado y de repente, tratando el tema de los tres famosos de Oriente… “Estamos en la última infancia“, afirma una mujer mayor entrevistada en plena calle justo la mañana antes de la cabalgata. Y te sonríes. Casi te parte la cara de dos en dos esa sonrisa (tipo canadiense “SouthPark”). “Será… ¡Qué mujer!” Y sí, qué mujer y qué actitud: esa es la actitud, esas son las ganas, esa es la idea. No podemos convertirnos en viejos prematuros. Al contrario, debemos ir hacia esa infancia de largo recorrido. Y es que parece más que evidente que el secreto de la eterna juventud está en la jodida cabeza. ¡¡Ni siquiera el “rooibos” es tan fuerte y tiene un efecto tan bestial!! jajajaja….

Así que me lo apunto y ya:

  • nada de quejarme de articulaciones, espalda y el largo etcétera.
  • nada de recordarme que voy teniendo alguna edad más de la que me gustaría.
  • nada de “hacer cosas serias” porque se supone que es lo que toca…
  • y mucho menos de conversaciones repetitivas sobre política, economía y sociedad de mierda
  • nada de… cualquier actividad o actitud que nos saque de nuestra eterna infancia!!!!

¡¡Se acabó!!

¡Menuda diferencia entre mi abuela y esta otra abuela de “la frasecita”!

Salud, música y actitud positiva. 2012, el año de La mujer que…

Anuncios