Recordamos algunas reflexiones de este “narrador del siglo XX”, este polaco que quiso mostrarnos el mundo tal cual, inmiscuyéndose en sus intrahistorias, intentando entender además de registrar los hechos. Tratando siempre, Kapuscinski, de poner por delante de todo los hechos. Y no vamos a empezar con “Ébano“, tremenda obra donde se retrata la complejidad de un continente, el africano,  y -sobre todo- cómo se puede inventar una guerra racial entre personas de una misma raza. Eso lo dejamos para otra ocasión.

Prefiero, hoy, como homenaje a este escritor el día de su nacimiento, rescatar algunas declaraciones o reflexiones sobre nuestro mundo, los cambios que estamos viviendo (o ya se han producido) y cómo nada es lo que nos cuentan. Para iniciarnos, unas líneas sobre la juventud, esa parte de nuestra sociedad, tan importante a la que siempre miramos con cierto reparo.

Y afirma R.K. lo sieguiente: “En efecto, los jóvenes, por definción, están destinados a vencer. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que son más jóvenes, y por eso mismo pertenecen a una época y una civilización en las que quien es más viejo es ya incapaz de seguir su estela. Mi sugerencia es, por tanto, la de no olvidarlo y, en lugar de combatirlos ciegamente y sin hacer ningún esfuerzo por ver las cosas desde su pespectiva, intentar antes que nada una solución de compromiso. No hay otra vía. Vencerán, de todos modos; aunque sólo sea porque cuando estemos muertos y enterrados ellos seguirán aquí. Quien sigue creyendo que la experiencia acumulada o los éxitos obtenidos tienen que proporcionar automáticamente el respeto y la aceptación de los demás, se equivoca de todas formas. (…) La edad hoy en día es una carga. Desde siempre, en tiempos de crisis y grandes cambios (…) se asiste a la liquidación de las estructuras jerárquicas precedentes. (…) De hecho adultos y ancianos, no quieren darse cuenta y aceptar la nueva situación, y permanecen aferrados a un privilegio de datos personales que ya no tiene razón de ser. (…) Y no me refiero solamente a la distancia que existe entre un quinceañero y alguien de sesenta y cinco años, sino también a la diferencia abismal que existe entre un quinceañero y quien tiene veinticinco. La relación entre generaciones nunca ha sido tan dramática y precaria como ahora“.

Y ahora este gran aventurero polaco nos aclara el pensamiento anterior y, me temo, que se congratula con la mayoría de los lectores que hasta aquí han llegado: “Los cambios hay que reconocerlos y aceptarlos, si se quiere, en consonancia, ser aceptado. Y para ser acpetado hay que aceptar a los demás, en especial a aquellos que representan las nuevas tendencias. Hablo, naturalmente, de lo mejor de las nuevas generaciones , porque, como siempre, las generaciones están integradas por personas diferentes. Pero lo mejor en la actualidad es fantástico” y aquí me permito la licencia de cortar esta última oración, pues sé que no se mostarán muchos de acuerdo y “la propina” que escondo es aún más llamativa y, posiblemente, polémica. Si participáis hay premio, si no participáis, me lo guardo (pedagogía de toda la vida).

Durante cinco mil o siete mil años de historia escrita, hemos vivido una sola historia, la que hemos creado y en la que hemos participado. pero desde el desarrollo de los medios de comunicación en la segunda mita del siglo XX, estamos viviendo dos historias distintas: la de verdad y la creada por los medios. La paradoja, el drama y el peligro están en el hecho de que conocemos cada vez más la historia creada por los medios de comunicación y no la de verdad” Y ahora me permito el lujo de saltarme unas pocas de líneas porque, ami entender, el argumento es muy claro, y cierro con estas otras palabras del ensayista R.K.: “los medios de comunicación, la televisión, la radio, están interesados no en reproducir lo que sucede , sino en ganar la competencia. En consecuencia, los medios de comunicación crean su propio mundo y ese mundo suyo se convierte en más importante que el real. (…) Por tanto nos encontramos en un mundo que ha perdido todo criterio, toda proporción , en el que son los medios de comunicación los que crean la historia“.

Y os recuerdo algunos otros “momentos Kapuscinski” que ya han aparecido en la casa de las puntas con resaka. Otros pensamientos y palabras de este importante autor que siempre trató de acercarnos la realidad a los casi siempre despistados “primermundistas”.

Sus obras, pinchando aquí. Y en un intento por ser objetivo, lo más difícil que alguien puede conseguir, os enlazo un artículo que pone en entredicho la realidad de la obra de uno de mis autores preferidos.

 

¡Salud para todos, que el dinero es sólo para unos pocos!

Anuncios