Estas anécdotas que suelen suceder. Sí, eso de “estoy buscando algo y me encuentro con otro asunto, que mucho no tiene que ver, pero que me gusta y me interesa más que lo que buscaba y me ha llevado a esto”. Así ocurrió. Simple. Habitual. Pero no por ello menos atrayente.

Ya no recuerdo bien qué buscaba, pero con “Extremadura Secreta” me encontré. Una bitácora que habla tan pronto de mitos, ritos y creencias, bestiario, tesoros, como de tantos otros aspectos semidesconocidos o casi olvidados de nuestra cultura y tradición extremeñas. Y además incluye en algunos artículos, videoclips. Todo muy completito y, ante todo, muy digno de consulta.

Está bien toparse con una aventura tan emocionante y enriquecedora. Y tan extremeña. Sin pretenderlo, me temo, su autora (o autor, que claro no me queda) nos quita con un fresco y enérgico soplido el complejo de que aquí nada hay ni nada de aquí -pasado ni presente- merece la pena su estudio ni dedicarle atención.

Nada más.

Espero que a partir de ahora sea un lugar habitual de lectura y consulta para algunos de vosotros y vosotras y que nuestra identidad no se pierda por simple dejadez. Lo dejo como enlace habitual dentro de los ya incluidos en el margen izquierdo de mi bitácora.

Anuncios